empacar-maleta

Cargar kilos y kilos de peso en la espalda mientras recorres varios kilómetros a pie no es tarea fácil. De hecho, debería ser calificado como toda una obra de arte. Por ello, si de aligerar la carga se trata sin sacrificar el interior, no hay que escatimar esfuerzos.

Organizar el morral de manera que quepan más artículos en un menor espacio es el reto de cualquier mochilero. Una guía general puede contribuir con esta meta pero todo dependerá del destino, el tiempo que durará el recorrido y del contenido.

#1 Encuentra la mochila adecuada

una-chica-con-una-mochilla

En este caso el tamaño sí importa. Encontrar la mochila correcta es el primer paso. No es lo mismo hacer senderismo por un par de días que viajar por un par de semanas.

#2 Saco de dormir incluido

La mayoría de los excursionistas prefieren atar su saco de dormir en la parte inferior de la mochila del lado externo.

Esta técnica aligera el peso y queda espacio en el fondo del bolso para otros implementos.

También forman una base firme en el fondo del paquete; una especie de piso falso que ayuda a equilibrar el peso.

Si tiene una almohadilla para dormir, puedes ahorrar espacio atándola al exterior del paquete junto con el saco.

#3 Organizar mejor

Para mantener el centro de gravedad es necesario organizar el equipo dentro de la mochila de viaje de manera que los objetos más pesados queden cerca de la espalda y en la parte superior.

Evita que la distribución del peso se vaya a un lado o hacia adelante ya que incluso los que tienen armazón interno no pueden compensar una diferencia dramática en el peso de un lado a otro.

El truco es descubrir cómo empacar su mochila para que esté bien equilibrada, con un centro de gravedad estable. Para ello, mantén las cosas pesadas lejos del exterior, la parte inferior y la parte superior de su mochila.

#4 Facilita el acceso

Todos los artículos de uso inmediato debes guardarlos al final para que queden a la vista en la parte superior  al abrir la mochila.

Un ejemplo sería los mapas, gafas de sol, brújula, botiquín de primeros auxilios, linterna y refrigerios. Un paquete de bolsas plásticas para recolectar residuos tampoco debe faltar

Por el contrario, la ropa interior -o cualquier otro que vayas a usar al llegar al campamento- es uno de los objetos que deben ir al fondo.

Una vez que haya empacado sus cosas pesadas, puede llenar cualquier espacio sobrante con artículos más ligeros, como un impermeable para la lluvia, el cuerpo de la tienda y la ropa.

#5 Ahorra espacio

Para economizar espacio puedes guardar la comida dentro de las ollas y la ropa que lleves en bolsas con cierre hermético, sacarle el aire para que queden más compactas.

Coloque el engranaje pesado encima de su equipo para dormir y para acampar. Piensa en cocinar estufas, comida, agua extra y ollas y sartenes.

Envolver la ropa en el cuerpo de tu tienda, por cierto, también ayuda a mantenerlos secos y por supuesto que ahorras unos centímetros

#6 Cada cosa en su lugar

El combustible para encender la estufa o hacer fogata no debe estar cerca de la comida o de cualquier material que pueda contaminar.

Si la botella tiene alguna fuga, puede estropear la comida y arruinar las capas impermeables de su tienda de campaña o equipo de lluvia.

Otra opción es si tu mochila tiene bolsillos laterales, empaca el combustible en ellos.

En el exterior también deben ir los equipos como bastones de senderismo, postes de tienda y piquetas de hielo.

#7 Lejos de la humedad

Es una buena idea colocar la ropa y los dispositivos electrónicos en bolsas para evitar que se mojen ante cualquier eventualidad.

El resto de los implementos que van en la mochila también deberían protegerse con un plástico impermeable. Lo mismo sucede con el saco de dormir que va en la parte externa del morral. No puedes correr el riesgo de que se moje y quedarte sin lugar donde dormir.

#8 Asegura el exterior

Es posible que tenga que sujetar varios elementos al exterior de la mochila. El movimiento extra en el paquete te hará trabajar más duro para mantener el equilibrio así que deberás atarlo lo más apretado posible.

#9 A cargarlo correctamente

Primero, aprieta el cinturón de la cadera y luego las correas de los hombros. Posteriormente, ata los elevadores de carga (cerca de los hombros).

Finalmente ajusta las correas del estabilizador de carga en el cinturón de cadera. La correa del esternón no debe estar tan apretada, sino que debe ayudar a mantener las correas de los hombros en su lugar.

#10 Esquinas sagradas

¡Empaca en las esquinas! Esto es crucial aquí, ya que te sorprenderá la cantidad de espacio extra que tendrás si consigues cosas aplastadas en las esquinas profundas.

A la hora de empacar cualquier espacio es sagrado y las esquinas ayudan a crear una pared de contención que sirve para que más cosas quepan.

#11 Un buen rollo

Viaje-montaña

Para doblar la ropa, la técnica del rollo suizo es una excelente alternativa pues ahorran espacio al poder meterlos en cualquier hueco.

También puedes colocarlas de forma plana e ir haciendo capas, aunque puedes terminar con arrugas y pliegues, además que se pierde espacio.

Esta técnica se aplica a todo, desde camisetas hasta pantalones vaqueros, pantalones cortos, camisas y ropa interior

#12 Acceso rápido

Hay cosas pequeñas que generalmente necesitarás de manera imprevista y que deberás tener al alcance. Por ser tan pequeñas si solamente las tiras en la mochila nunca las vas a encontrar.

Para evitar ésto, colócalas en bolsas plásticas de cierre hermético en uno de los compartimentos externos o en su defecto en la parte superior. Un ejemplo de estos objetos podría ser cuchillos, adaptador para enchufes, navaja suiza y fósforos.

#13 El ABC de las mochilas nunca falla

El método ABC para empacar es uno de los más utilizados ya que ayuda a organizar los utensilios e implementos de acuerdo a su grado de importancia durante el recorrido, ayudando con eso a que no tengas que ir hasta el fondo para encontrar un objeto en la primera parada.

La “A” se refiere al ACCESO: se trata de dividir el equipo en categorías según la necesidad de cada artículo.

1) Artículos del campamento: Estos son los artículos que se pueden empacar en la parte inferior de la mochila, porque solo se necesitan cuando están en el campamento. Serían la bolsa de dormir, comida, estufa, zapatos.

2) Artículos de uso frecuente: Estos son los artículos pequeños que se usan comúnmente durante el senderismo como gafas de sol, protector solar, bálsamo labial, linterna, aperitivos, mapa, teléfono, cámara, bolígrafo.

3) Artículos de uso probable: Estos son los artículos que probablemente serán necesarios o importantes para tener a mano. Deben ir en un bolsillo externo de la mochila o en la parte superior, de modo que solo requieran unos segundos para alcanzarlos. Serían la capa aislante, ropa de lluvia, filtro de agua, cubierta impermeable.

La “B” es de BALANCE

Se refiere a cómo se distribuye el peso en su paquete. Hay dos reglas principales a seguir cuando se piensa en el equilibrio:

# 1: objetos pesados van cerca de tu cuerpo y en la mitad de tu espalda.

# 2 – Distribución pareja de artículos de peso medio de lado a lado.

La “C” es de COMPRESIÓN

Su embalaje debe imitar este sistema de ladrillos y mortero. Ciertos artículos, como su bolsa de comida, carpa y almohadilla para dormir, son los «ladrillos». Son objetos grandes que no pueden aplastarse o manipularse fácilmente.

Otros artículos, como tu ropa, hacen un «mortero» perfecto. Se meten en las grietas entre los ladrillos, creando una densa pared de engranajes.