18 Consejos Esenciales Para Tomar Fotografías De Viaje Como Profesionales

Si vuestras pasiones son los viajes y las fotografías, ha llegado el momento de demostrarlo sacando las fotos más alucinantes para vuestro blog o redes sociales. ¿Y lo más importante? Tiene muy poco que ver con el equipo que se usa.

¡Fliparéis!

#1 Ser el primero en despertar y el último en dormir

tomando-fotos-en-la-puesta-de-sol

La hora posterior a la salida del sol y la hora anterior a la puesta del sol se denominan horas doradas, por sus tonos suaves y cálidos. La hora azul es la hora posterior a la puesta del sol, o antes de la salida del sol. Estos son los momentos ideales para pescar para buenas fotos, en comparación, al mediodía en un día soleado, que es, probablemente, el peor momento para las fotos.

Además, despertar temprano os permitirá estar un paso adelante del resto de los turistas en lugares concurridos como los monumentos o lugares de interés.

 

#2 Explorar la ubicación antes del viaje

Documentarse antes de viajar es fundamental, y siempre hay disponible material, tanto guías de viaje como artículos y publicaciones de blogs especializados en internet. También podéis recurrir a vuestros amigos cerca a otros fotógrafos de viaje que hayan ido al mismo lugar.

 

#3 Hablar con las personas

La interacción desde la empatía y el respeto es el ingrediente principal a la hora de fotografiar a gente local en un país extranjero. Toma algo de tiempo acostumbrarse, pero un hola, preguntar la dirección o de pronto comprarles artesanía local hace la diferencia. Claro que debemos estar preparados para que se nieguen o algunos pedirán algo de dinero, está en vosotros hacerlo o no. Pero siempre sonreíd y agradeced.

 

#4 Recordar la regla de los tercios

Parece demasiado básico, pero comprender y poner en práctica la regla de los terceros ayuda en la creación de composiciones más equilibradas. Sólo debéis imaginar dividir una imagen en tercios horizontal y verticalmente, y colocar partes importantes de la foto en estas secciones, ayudando a enmarcar la imagen general de una manera que sea agradable a la vista.

 

#5 Utilizar un trípode de viaje

tripode

Ellos nos permiten configurar la posición de la cámara y mantenerla estática. Gracias a esto podéis tomaros el tiempo de hacer la composición ideal, ajustar la configuración de exposición, los puntos de enfoque, en fin, hacer una toma más y mejor pensada.

Si usáis vuestro móvil para tomar fotografías, debéis considerar adquirir un estabilizador de teléfono inteligente o trípodes de teléfono inteligente, el mercado está lleno de opciones increíbles.

 

#6 Experimentar con la composición

Hacer una foto perfecta tiene mucho que ver con la creatividad. La primera toma muchas veces es la prueba y se suele hacer recto, pero luego podéis probar ángulos nuevos, lanzaros al suelo o treparse de algún banquillo. No os quedéis con la primera, probad y probad nuevamente desde distintas distancias y ángulos, seguramente saldrán cosas maravillosas.

 

#7 La fotografía como prioridad

La mayoría de las personas tienen la fotografía como algo secundario y toman fotos rápidas a medida que hacen el recorrido del lugar, pero si agendáis un tiempo exclusivo para la fotografía en vuestro itinerario de viaje, tendréis mejores fotos, mejor pensadas, con más calma. Si estáis viajando el grupo, aprovechad mientras duermen.

 

#8 Considerar el elemento humano

¿Sabíais que el espectador siempre prefiere una foto en la que aparezca una persona por encima de una en donde no haya presencia humana? Todo indica que a la gente le gusta vivir indirectamente a través de quienes están en las fotos. Es decir, le agrega emoción, además da un mejor sentido de la escala y ayuda a contar una historia.

 

#9 Paciencia

 

camara-en-la-manoUna buena fotografía requiere tiempo y atención. Antes de presionar el obturador, debéis ser consiente de todo vuestro entorno y disminuir la velocidad. Y hablamos de detalles como saber si las nubes están o no en un lugar agradable a la vista. De no ser así, debéis esperar a que estén en el lugar indicado y ahí veréis que la paciencia es un árbol amargo que da frutos dulces.

 

#10 Protegeros contra el robo

No, no estamos desviándonos, esto es verdaderamente importante cuando se está fuera de nuestra zona porque las cámaras son productos pequeños y caros, por lo que son presa fácil y hay que prevenir. Tener un seguro de cámara es una buena idea, así como tener nuestro equipo en una caja fuerte en el hotel. Debéis saber que vuestro equipo debéis llevarlo siempre con vuestro equipaje de mano, en vuestras mochilas de viaje y no en las maletas facturadas.

 

#11 Usar el modo manual

Es un error recurrente confiarse, pensando que las cámaras modernas son lo suficientemente inteligentes como para tomar fotos increíbles por sí mismas, en el modo automático. Pero las imágenes que roban alientos se logran ajustando adecuadamente y de forma manual el ISO, la apertura y la velocidad de obturación.

 

#12 Siempre llevar una cámara

Debéis estar preparado para todo momento, quizá salisteis a dar una vuelta pensando que no encontraríais nada que os llame la atención y os topáis con un acto cultural de la zona o se aparece un animal salvaje en medio de la excusión y no os da tiempo de sacar la cámara de la mochila. ¿Os imagináis todo lo que os estaríais perdiendo? Hay que estar siempre listos para disparar.

 

#13 Perderse a propósito

Si después de tomar todas esas fotos icónicas que teníais planeadas desde antes de aterrizar os queda algo de tiempo, ha llegado el momento de explorar los alrededores y dejarse sorprender por lo que está oculto. Esto os puede llevar a lugares menos explorados y así obtener fotos únicas. Pero, vamos, siempre con cautela, por eso es importante verificar con lugareños que no os estáis metiendo en lugares peligrosos.

 

#14 Respaldar vuestro trabajo

fotos-de-la-montaña

Además de asegurar el equipo, hay que asegurar el trabajo que se ha hecho y eso es posible haciendo copias de seguridad físicas y en línea de las fotos que habéis hecho durante el viaje. Vuestros discos duros externos podrían ser los héroes ante cualquier percance, así como una copia de seguridad en línea de imágenes seleccionadas y otra copia de seguridad en línea de las imágenes editadas finales.

 

#15 Post procesado

No hay trampa en editar las fotos, todos los fotógrafos profesionales editan sus imágenes digitales utilizando diferentes softwares porque es una parte integral del trabajo de cualquier fotógrafo de viajes. Podría decirse que aprender a editarlas es incluso más importante que contar con las mejores cámaras de viaje. Por eso es importante saber cómo mejorar el contraste, afinar los elementos de la imagen, suavizar los tonos de color, reducir los reflejos, aumentar las sombras, minimizar el ruido del sensor y ajustar los niveles de exposición.

 

#16 No os obsesionéis con el equipo

Comprar un equipo de punta no sólo sería súper caro, sino que os garantizo que no mejorará vuestras habilidades fotográficas. El equipo no hace al fotógrafo, es el conocimiento, la experiencia, la creatividad, los trucos que emplea y sus habilidades las que ayudan a sacarle el mayor provecho al equipo.

 

#17 Aprender siempre

Así como tener el último equipo del mercado no os hace un gran fotógrafo, no todo es tan simple como colocar cientos de filtros sobre la foto. Devoraros libros, guías en internet y artículos de fotógrafos profesionales, así como inscribirse en tutoriales de fotografía en línea. Y recordad que la práctica hace al maestro.

 

#18 Algunos recursos de fotografía de viaje

En especial, cuando se trata de post procesado de fotografía, hay un par de herramientas que he usado y que considero indispensables para mejorar nuestros trabajos fotográficos, especialmente de viaje. Uno de ellos es el Adobe Creative Cloud, que es un potente conjunto de programas de edición, como Lightroom y Photoshop, que son utilizados por la mayoría de los fotógrafos de viajes profesionales.