¡Alerta! 12 Estafas de Viaje Que Debes Evitar Cuando Vas A Otro País

Viajar es una de las cosas más placenteras y divertidas que puedes hacer, bien sea por ti mismo o con tu pareja, amigos o familia. Sin embargo, tienes que estar muy pendiente de tus sets de equipaje, tus demás pertenencias como la cartera o el pasaporte, o de que cualquier pillo que quiera sacar provecho de tu desconocimiento del idioma o de las costumbres del país a visitar.

1. Derrames en tu ropa

Una estafa muy común es que de repente estés caminando por la calle y sientas que se te derrama algún líquido o cualquier otra cosa sobre tu ropa, manchándola o mojándola. A veces se puede tratar de alguna bebida, salsas de comida rápida y demás. El tema es que el estafador podría actuar como una persona simplemente amistosa que intenta limpiarte la ropa y ayudarte, cuando lo que está haciendo es intentar quitarte tu billetera y cualquier otra cosa que pueda durante tu momento de despiste por estar más pendiente de tu ropa.

Por eso, si alguna vez te sucede algo similar, no dejes que nadie te toque ni intente limpiarte. Retoma tu espacio y límpiate tu mismo o solamente deja que te ayude gente de tu entera confianza, como tus compañeros de viaje, pareja o familiares.

2. El anillo como caído del cielo

anillo-con-diamantes.

Una estafa que suele darse mucho en países de Europa es la del anillo supuestamente de oro que algún extraño se consigue en la calle. ¿Cómo funciona? Pues simplemente se te acerca un desconocido diciendo que acaba de ver un anillo caerse y te pregunta si es, en efecto, tuyo. Como probablemente le dirás que no, el malhechor te dirá que es de oro puro y que es muy costoso, como si recién se diese cuenta de ello.

Seguido de esto intentará vendértelo, diciendo que él se puede ganar una buena pasta y que tú puedes terminar comprando un anillo de oro a buen precio para luego revenderlo. El problema es que, si caes en la trampa y lo compras, una vez que llegues a casa e intentes venderlo por una ganancia, te llevarás la terrible sorpresa de que era un anillo totalmente falso y sin valor.

Para evitar esto, simplemente niégate a comprar el anillo y sigue caminando. No dejes que te timen con algo tan básico.

3. Los policías falsos

carro-de-policia

En algunos países, sobre todo en aquellos del tercer mundo donde las autoridades no tienen tanto control y hay muchos aprovechadores y amigos de lo ajeno, es común encontrarse con personas que se hacen pasar por oficiales de policía o agentes de seguridad. Muchas veces te piden tus documentos de identificación y luego te solicitan un soborno para devolverte tus papales.

En otros casos, también bastante comunes, puede ocurrir que haya agentes de seguridad falsos en medios de transporte como trenes o buses. Estos te piden tus tiquetes del tren y te dicen que estás en la clase equivocada y que debes pagar un extra por la falta.

Para evitar estas estafas, asegúrate de que realmente sean agentes de la policía u oficiales del servicio de transporte. Esto lo logras pidiendo sus identificaciones y, en el caso de la policía, exigiendo que te lleven a la comisaría o estación de policía para entregar tus documentos sin problemas. También puedes pedir ayuda a la gente que tengas alrededor, que seguramente te podrán echar un cable.

4. El taxímetro dañado

taxímetro-de-taxi

Esta es una estafa muy común en países de Centroamérica y sobre todo en zonas cercanas a los aeropuertos o estaciones de trenes. En ellas, el taxista te dice que el taxímetro se ha dañado y que no hay manera de encenderlo, que simplemente te cobrará una tarifa estándar. El tema es que, esa supuesta tarifa estándar no es más que un robo en el cual el conductor te terminará pidiendo hasta cientos de dólares si no te fijas bien y andas con cuidado.

La mejor manera para no caer es negociar las tarifas apenas te montas en el coche. Claro, eso en caso de que el taxímetro en realidad no funcione. Si el taxista te dice que el medidor no funciona, pero además se niega a darte una tarifa por adelantado, es mejor que ni te montes y que busques otro taxi, ya que lo más seguro es que ese esté intentando robarte.

5. Una venta de drogas fallida

drogas-ilegales

En los países en desarrollo es muy común encontrarse con supuestos vendedores de droga en las calles que se ofrecen a venderte drogas a muy buen precio, pero sus verdaderas intenciones son otras. Por lo general se encuentran en zonas turísticas y donde hay muchas fiestas, para aprovecharse de la gente joven que lo quiere pasar bien y fiestear. El problema viene cuando te van a entregar las drogas, ya que llega un supuesto policía que te amenaza con llevarte preso.

Ahora bien, para no llevarte preso te dice que le tienes que pagar la multa allí mismo, solo que no se trata de una multa sino de un soborno. Sí, como lo habrás imaginado, es un policía falso que solo quiere sacarte dinero en equipo con el otro pillo.

Pues bien, ¿cómo evitar esto? Pues, simplemente ¡evita comprar drogas! Por más que pueda ser divertido y que en tu país de origen se permita el consumo de alguna droga, en otros es penado por la ley y algunas personas podrían aprovecharse de ello para robarte y hacerte pasar un muy mal rato.

6. El hotel cerrado o sin habitaciones

puerta-de-una-habitacion-de-hotel

Esta es otra estafa que suele ser llevada a cabo por taxistas. En ella, el conductor en cuestión te dice que el hotel al que vas está cerrado por remodelaciones o alguna otra patraña, o que simplemente le acaban de comunicar que se han acabado las habitaciones y que tendrás que ir a otro sitio. La estafa viene cuando se ofrece a llevarte a otro hotel en el cual el precio de la habitación es extremadamente caro.

El truco está en que, claro, el taxista tiene un acuerdo con dicho hotel en el que se lleva una jugosa comisión por llevarle clientes desprevenidos y listos en pagar mucha pasta por el desespero de no encontrar hospedaje a tiempo.

Lo ideal es que siempre tengas una buena comunicación con tu hospedaje, te asegures antes de ir de que está abierto y que tengas una reserva confirmada. También puedes preguntarles si tienen algún servicio de recogida en aeropuerto o estación de trenes. Y si el taxista se rehúsa a llevarte, insiste en que tiene que llevarte a ti y tus bolsos de viaje, tengas o no tengas reservación.

7. La chica que te flirtea

una-pareja-asiatica

En ocasiones, llegamos al país extraño y nos apetece ir a por unas copas. Al llegar al bar o club, se nos acerca una chica muy guapa intentando flirtear con nosotros y, claro, como somos hombres y pensamos con nuestra otra cabeza, nos lo tomamos en serio y no podemos creer nuestra suerte. Allí, la chica comienza a aprovecharse de nosotros y tras unas cuantas copas y excelente conversación, nos invita a llevarnos al mejor club de la ciudad.

Es allí donde la chica termina desapareciendo y tú te ves solo y forzado a pagar una cuenta demasiado costosa. Por lo general, te ves forzado por un par de musculosos que no te dejarán moverte hasta que sueltes la pasta. Peor aún, en algunos casos hasta amanecerás drogado y sin nada encima, es decir, sin tu billetera, pasaporte, móvil ni nada más.

Así que está un poco más alerta y ten más precaución cuando alguna chica atractiva se te acerque y te prometa el mundo a tus pies. Recuerda que el simple hecho de montarte en un avión y llegar a otro país no te ha hecho 200% más atractivo.

8. El amistoso ayudante del ATM

sacando-dinero

A veces te paras para usar el cajero automático y, sin que te des cuenta, aparece algún amistoso ayudante para asistirte con tu transacción. Esta persona te dice que te ayudará a evitar las tarifas y comisiones del banco para que no gastes más de la cuenta, cuando en realidad lo que quiere es escanear tu tarjeta de crédito con un lector de tarjetas escondido en su bolsillo y verte colocar tu clave secreta para vaciar tu cuenta más adelante. A veces hasta te dirán que te ayudarán con el idioma del país visitado, sobre todo en cajeros que vienen en un solo idioma.

En algunos casos debes ser más precavido, ya que hay ladrones que actúan en parejas. Uno es el amistoso ayudante que te explica lo que supuestamente debes hacer y el otro anda en la fila haciéndose pasar por un cliente más, el cual está de acuerdo con todo lo que dice el otro.

De más está decir que nunca debes dejar que ningún extraño esté cerca de ti al momento de usar un aparato con información personal y bancaria tan sensible como el cajero automático. Por ende, si alguna vez te sucede esto, cancela la transacción lo más rápido que puedas y llévate tu tarjeta a otro cajero. De igual forma, cada vez que coloques tu clave personal, hazlo tapando el tablero con la otra mano, y compra una billetera RFID para proteger tus tarjetas de algún escáner escondido.

9. Gente pidiendo dinero en la calle

una-persona-pidiendo-dinero

Esto es algo que sucede casi en cualquier país del mundo. Algunas veces son chicos jóvenes, otras son mujeres embarazadas o con niños pequeños o simplemente personas discapacitadas o ancianos. Esto lo hacen porque, por lo general, nos cuesta negar nuestra ayuda a personas en tales condiciones. El tema es que en muchos casos estas personas son parte de pandillas que se aprovechan de la buena voluntad de los transeúntes para recolectar dinero y hacerse la vida fácil a costa de los demás.

A veces hasta hay un cómplice muy cerca que ve cuando sacas el dinero de la billetera, todo para saber dónde la escondes para luego acercarse por detrás de ti y coger tu dinero sin que te des cuenta.

Si bien es difícil decirle que no a la gente en necesidad, o que al menos aparenta muy bien estar en necesidad, lo ideal es que nunca les des dinero. Por ende, si de igual forma quieres ayudar, cómprales algo de comer o regálales ropa usada pero en buen estado. Si es una persona que realmente necesita ayuda, sabrá agradecerte hasta el menor regalo que le puedas hacer, sin importar si no es dinero.

10. Brazaletes, romero y demás regalos “gratuitos”

una-chica-ofreciendo-brazaletes

Esto es algo que se ve mucho en España pero que también es bastante común en otros países del mundo. Generalmente se trata de mujeres muy amistosas que se te acercan con un supuesto regalo sin pedir nada a cambio, el cual puede ser un lindo brazalete, un ramo de romero para la buena suerte, pequeños adornos con formas de elefantes u otros animales, o algo por el estilo.

Cuando amablemente aceptas el regalo, esta persona te pide que le des algo a cambio, siempre dinero. Pues bien, una vez que te niega y le intentas devolver su supuesto regalo, la persona intentará armar un escándalo alrededor de ti, incluso llegando a decir que los estás robando. Es probable que, ante la posibilidad de pasar esa vergüenza, simplemente prefieras darle algo de dinero, momento en el que la estafa ha sido realizada exitosamente.

Para romper el ciclo, simplemente niégate a que te den cualquier regalo o que te pongan brazaletes u otras cosas encima. Y si lo hacen, simplemente devuélvelo y sigue caminando como si nada. Como no te pueden perseguir y tampoco estás haciendo absolutamente nada malo, simplemente coge tus maletas Victorinox y sigue tu camino sin problemas.

11. La foto grupal

foto-grupal.

Cuando viajas con amigos, siempre llega el momento en que quieres tomar una foto grupal y nada viene mejor que encontrar algún desconocido que se ofrezca a hacerte la foto sin problemas. Pues bien, en algunos países es común que cerca de las locaciones más turísticas y concurridas haya este tipo de estafadores que se ofrecen a hacerte la foto a ti y a tus amigos, pero que apenas te volteas o subes la mirada para ver la cámara, te das cuenta de que el fotógrafo ha desaparecido como por arte de magia.

Qué sorpresa, ¿Quién diría que era mago?

Lo más común es que esto pase en las principales atracciones de una ciudad, donde se concentran los turistas. Así que, para evitarlo, simplemente tienes que tener muy buen ojo y saber leer la situación. De todas maneras, no es tan difícil saber quiénes son turistas de verdad, que están en la misma situación que tú, y quiénes son estafadores buscando aprovecharse de ti y tus amigos.

De igual forma, si alguien se ofrece a tomarte la foto, duda un poco antes de darle tu cámara de viaje. Lo normal es que tú debas pedir el favor y que luego tengas que devolverlo.

12. Los pasajes falsos de avión, tren o bus

A veces te puedes encontrar con supuestas tiendas o particulares que venden pasajes a precios realmente bajos o que simplemente te saltan la fila de espera o te consiguen algún pasaje de última hora cuando ya todos los demás estaban agotados. El tema es que casi el 100% de las veces, dichos pasajes son totalmente falsos y, para el momento en que te has dado cuenta, ya es simplemente demasiado tarde y los ladrones han huido con tu dinero. Por el otro lado, tú te has quedado sin dinero y sin medio de transporte.

Esto te puede ocurrir hasta con taxistas que se ofrecen a llevarte a su amigo que supuestamente es un agente de viajes para venderte los pasajes a mejor precio, así que si esto te sucede, lo mejor es que te niegues educadamente y le digas que ya tienes pasajes.

Otra recomendación clave es que evites comprar pasajes o entradas a eventos y atracciones por parte de revendedores o de terceras partes. Siempre es mejor que compres directamente en el sitio oficial, bien sea a través de internet o en la tienda en físico. Así te aseguras de comprar algo 100% legítimo y además seguro contarás con algún servicio de reclamaciones y garantías en caso de que tengas algún tipo de inconveniente.