Las 15 Cosas Que Hacer en Nueva York Sin Gastaros Toda La Pasta

La ciudad que nunca duerme, la musa de Frank Sinatra, la casa de Friends, Gossip Girl y muchas otras películas y series. Nueva York es una de esas ciudades que hay que visitar y, aunque muchos creen que es super costosa, la verdad es que hay muchísimos lugares que puedes visitar sin gastar ni un centavo.

Veréis atardeceres increíbles, maravillosas obras de arte, rascacielos que parecen sacados de otro planeta, pasearéis en ferry, visitaréis hermosos parques y no dormiréis paseando y conociendo. ¡Nueva York lo tiene todo!

#1 Visitar el Oculus

Visitar-el-Oculus

Esta es una de las obras arquitectónicas más nuevas de la ciudad de Nueva York. Dicen que el español Santiago Calatrava tenía en mente un niño liberando una paloma, simbolizando los desastres causados por aquel inolvidable 11 de septiembre.

Sin embargo, se puede sentir como si se estuviera dentro del esqueleto de una ballena que funciona como una nueva estación de conexión (así como Grand Central o Penn Station) de trenes, ómnibus y ferrys. También está plagada de tiendas para que las recorráis todas.

Y, si la visitáis cada 11 de septiembre, veréis cómo la raja de vidrio, estrecha y alargada que está en su interior, permite la entrada del sol justo a la hora en que cayó la segunda torre en 2001.

#2 Tomar el ferry hasta Staten Island

Tomar-el-ferry-hasta-Staten-Island

Cuando tomáis el ferry de Staten Island podréis ver varias cosas asombrosas. Primero, os encontraréis con la imponente vista de los rascacielos de Manhattan y veréis cómo se van haciendo cada vez más pequeños mientras os alejáis.

Lo segundo es que veréis la estatua de la libertad en todo su esplendor y sin tener que pagar, ya que los tours que van directo a la estatua suelen ser un tanto costosos. En este ferry pasaréis bastante cerca de ella y podréis tomar fotos magníficas. Os recomiendo que os coloquéis hacia el lado derecho del barco, tendréis haciendo en primera fila. Pero, eso sí, apuraos que todos quieren ir a por esos puestos.

El último lugar del recorrido es Staten Island, una hermosa y tranquila isla con algunos lugares para visitar. ¡No la despreciéis!

#3 Ir al parque Flushing Meadows

Ir-al-parque-Flushing-Meadows

Ubicado al norte de Queens, es el segundo parque público más grande de la ciudad de Nueva York, luego del Central Park en Manhatan. Ahí tiene lugar el torneo de tenis US Open. Pero también es perfecto para hacer un picnic y hasta para jugar al aire libre.

En él también se encuentra el Unisphere, un globo terráqueo hecho de acero inoxidable que mide 43 metros de alto y está rodeado de aspersores o fuentes que lo hacen parecer flotando y refrescan a todo aquel que se le acerque en pleno verano.

Además del USTA Billie Jean King National Tennis Center, el Estadio Arthur Ashe y el Louis Armstrong, el Flushing Meadows Park alberga al Citi Field, hogar de los New York Mets.

El parque es también el hogar del Queens Theater in the Park, el New York Hall of Science, el Queens Museum of Art y la Terrace on the Park, una instalación de banquetes y catering. Después de visitar todo esto, no cae mal un paseo en botecitos.

#4 Dar un paseo por The High Line

Dar-un-paseo-por-The-High-Line

The High Line es una antigua vía de ferrocarril ubicada en el barrio de Chelsea, en la isla de Manhattan. Dicha vía fue convertida en un hermoso y colorido parque urbano sobre el cual podréis caminar, sentaros en la grama o las gradas y admirar las hermosas obras de arte pintadas sobre las paredes, así como la rica mezcla arquitectónica de este barrio, que combina edificios modernos con otros al puro estilo victoriano. ¡Tiene todo el encanto de NY! Tomad en cuenta que es un barrio un tanto costoso, por lo que, si tenéis hambre, mejor ir a por cadenas de comida rápida cercanas o, bien, salir hacia otro barrio en busca de las deliciosas pizzas a 1$.

#5 Caminar por el puente de Brooklyn

Caminar-por-el-puente-de-Brooklyn

Este puente es el responsable de unir a los boroughs o distritos de Manhattan y Brooklyn y os digo que son unos de los 486 metros de caminata más hermosos de toda la ciudad. Pasaréis por todo el East River y podréis sentir en todo su trayecto el poder de New York.

Este puente ha sido la musa de decenas de artistas que han plasmado su imponente belleza, al tiempo que los tórtolos se dedican a colocar los acostumbrados candados de amor en el puente y a lanzar las llaves al agua. Como dato curioso, y que muchos no conocen, esta práctica es ilegal en el Estado de Nueva York y hasta los trabajadores del puente deben remover los candados periódicamente.

Un consejillo importante es que andéis por el carril que os corresponde como peatones. Atravesarse por el carril de los ciclistas os puede acarrear varios improperios por parte de ellos. Pero, vamos, que, si queréis unas fotos bien chulas, debéis estar dispuestos a soportarlos. De todas formas, para fotos muy guays, es aconsejable evitar las horas punta. Podéis ir en la madrugada, hasta las seis de la mañana que es cuando comienzan a ir llegando los turistas.

#6 Ver un atardecer en el Brooklyn Bridge Park

Ver-un-atardecer-en-el-Brooklyn-Bridge-Park

El Brooklyn Bridge Park se ubica al noroeste del distrito de Brooklyn, a los pies del puente, podéis recorrerlo pie o en bicicleta. Cuenta con muchos hermosos locales donde tomarse un café o probar alguno de los tradicionales bagels o pretzels. Sin embargo, eso no es lo mejor de este parque. Sin dudas, se trata de la espectacular vista que ofrece de la isla de Manhattan.

Podréis ver la torre Chrysler, el Empire State, el One World Trade Center y cualquier cantidad de impactantes rascacielos. Pero si os toca ver un atardecer en este lugar, tendréis fotos como para enmarcar.

#7 Tomarse la icónica foto en Dumbo

Tomarse-la-icónica-foto-en-Dumbo

Dumbo es uno de los barrios más alternativos, para mí, de Nueva York. Está ubicado en Brooklyn y tiene un aire bohemio y artístico que seguramente es lo primero que atrae a fotógrafos foráneos y locales por igual.

Sus pintorescos mercadillos de frutas y comida orgánica le dan color, y sus bares y cafés le dan aroma y música. Por lo que encontrarse en un bar escuchando rock and roll o jazz después de la caminata no es cosa rara.

Tampoco es difícil encontrarse un pequeño festival de música en alguna de sus calles una noche de verano. Hay arte por todos sus lados y dos puntos desde donde el puente Manhattan se deja ver hermoso e imponente: la Washington Street y el Brooklyn Bridge Park.

#8 Tomar el funicular hacia la isla Roosevelt

Tomar-el-funicular-hacia-la-isla-Roosevelt

Esta isla está ubicada en el East River, en un estrecho espacio entre Queens y Manhattan. A ella también se puede acceder en tren de formas más rápida, pero os recomiendo ir en funicular por las asombrosas vistas que tendréis de ambos distritos y de la misma isla. A su vez, podréis tener una espectacular vista la 1ra Avenida de Manhattan apenas sale el funicular.

La isla es totalmente hermosa y llena de paz. En ella podréis visitar diversos locales, así como ir al Four Freedoms Park, donde yacen las ruinas de un hospital para pacientes, así como maravillosos monumentos a Franklin D. Roosevelt. También podéis ver a muchas ardillas, pero ¡cuidado con alimentarlas! Pueden perseguirte y convertir el paseo en una pesadilla.

#9 Ver un concierto gratuito en el Lincoln Center

Ver-un-concierto-gratuito-en-el-Lincoln-Center

El Lincoln Center For The Performing Arts es un complejo que aloja a varias organizaciones de las artes escénicas de renombre mundial como la Filarmónica de New York, la Ópera Metropolitana, El Ballet y Ópera de la Ciudad de Nueva York.

En sus espacios al aire libre como el Atrio David Rubenstein se organizan conciertos gratuitos, sobre todo durante el verano. Podéis consultar la agenda de actividades en la página web del lugar.

#10 Visitar Coney Island

Visitar-Coney-Island

Ir a Coney Island es justo y necesario. Bien sea para montarse en sus famosas atracciones y parques de diversiones, dar una caminata por la playa, probar los deliciosos helados italianos o algodón de azúcar o disfrutar de un show de salsa en vivo y al aire libre.

También podríais daros un baño en el mar, observar las obras de arte en las paredes o hacer todo junto. ¡No tiene pérdida! Tened en cuenta que, si vais al parque, necesitaréis pagar por el uso de un locker (cosa que puede desajustar un poco vuestro presupuesto) o ir con alguien que le tema a las alturas y que no le importe cargar con vuestras cosas mientras os divertís.

#11 Hacer una visita gratuita al MoMA

Hacer-una-visita-gratuita-al-MoMA

Nueva York es una ciudad muy artística y estaríais locos si no visitáis el Museo de Arte Moderno, conocido como el MoMA. Ubicado a unas pocas cuadras al sur de Central Park, este museo tiene varios pisos repletos de impresionantes obras. Podréis recorrerlos uno por uno y deleitaros con sus exhibiciones de arte moderno y postmoderno que os harán reflexionar.

En lo particular, mi piso favorito fue el último, donde tenían una exhibición de pinturas de Vincent Van Gogh. ¡Ver la noche estrellada a un metro de distancia es sensacional! Eso sí, después de abrirme paso entre el tumulto de espectadores.

Lo mejor es que podréis visitarlo el último viernes de cada mes de forma gratuita.

#12 Darse una pasada por el Grand Central Terminal

Darse-una-pasada-por-el-Grand-Central-Terminal

Aunque es muy conocida como Grand Central Station, se llama realmente Gran Central Terminal. Pero los newyorkers la llaman Grand Central, a secas, y se construye por un accidente en el que murieron 60 personas en enero de 1902.

Es la estación con más andenes en el mundo, 44 en total, y tiene 67 vías subalternas en dos niveles. Todo en un edificio clásico porque los Vanderbilt no escatimaron en lujos, incluso iban a poner un rascacielos encima de ella.

Está plagada de mitos y curiosidades como el rincón de los besos y los susurros que las personas no dudan en comprobar como si fueran niños chiquitos.

Es la estación con más apariciones en la pantalla grande y la chica también. Aquí arranca la primera escena con la que se presenta uno de los dramas juveniles más famosos de mi generación: Gossip Girl.

#13 Descubrid Central Park en bici

Descubrid-Central-Park-en-bici

Probablemente no haya un lugar que represente más a NY que el Central Park. El parque, hoy de 341 hectáreas, abrió sus primeros espacios en 1858 y cuenta con lugares icónicos como la Bethesda Terrace and Fountain, el lago central que se convierte en una hermosa pista de patinaje cada invierno o Strawberry Fields.

Este último espacio, muy cerca del Dakota, recibe a propios y visitantes, personas se todas las razas y edades, de diferentes lenguas y creencias, unidos por una sola cosa: la música de John Lennon. La paz que se respira es como si por un momento nos pudiéramos adentrar al mundo que Jonh retrata en su canción “Imagine”.

Recorrerlo en bici es toda una experiencia que os llenará el alma y podéis pillar un alquiler de bicis a ben precio. Yo lo recomiendo porque os permitirá hacer un recorrido bastante completo por los lugares más icónicos en poco tiempo y sin demasiada fatiga.

Lo que sería ideal también es hacer dos visitas, una en bici y la otra a pie para hacer un picnic y disfrutar del verde del lugar jugando con un frisbee o leyendo un libro.

#14 Ver pelis al aire libre

Ver-pelis-al-aire-libre

Una de las particularidades de esta hermosa ciudad es que, durante el verano, se suelen organizar muchas películas al aire libre en pequeños parques y espacios abiertos. Por lo general, son de entrada gratuita y son organizados por fundaciones o hasta grupos de vecinos. Llevad vuestra manta, unos snacks y poneros cómodos. Para estar preparados en todo momento, lo mejor es llevar una sombrilla o un impermeable. ¡No queráis que la lluvia os agarre desprevenidos!

Particularmente, me ha gustado vivir esta experiencia en Roosevelt Island y en el Brooklyn Bridge Park. Pero, ¡vamos!, que lo hay por varios rinconcillos de la ciudad y podréis pasar de clásicos hasta películas taquilleras del momento. Es un gran plan para ir solos y conocer gente o para ir con vuestra pareja o amigos.

#15 Visitar el Astoria Park

Visitar-el-Astoria-Park

El Astoria Park se encuentra al norte del distrito de Queens, justo a los pies del Robert Kennedy Bridge. Es muy visitado por los locales, quienes trotan en sus lindos terrenos y además sacan a sus mascotas a pasear. A su vez, tiene una gran piscina pública, canchas de tenis y pistas de atletismo.

Os aconsejo ir de noche, puesto que a lo lejos se puede ver Manhattan iluminado en todo su esplendo, al igual que las luces de Randalls Island.