Las 7 Mejores Almohadas de Viaje Que Te Darán Más Comodidad

El mejor cojín de viaje será tu acompañante ideal para que tus trayectos sean lo más cómodos y placenteros posible; sea que te traslades en avión, autobús o tren, cuando pasas cierto tiempo sentado sin muchas posibilidades de moverte, agradecerás el poder contar con una almohada que haga de tu largo viaje un momento más llevadero.

Por muy divertido que sea tú destino para vacacionar o lo productivo que sea tu negocio, siempre el momento del traslado está lleno de estrés; por esto, una buena almohada será una inversión para llegar más relajado y descansado a tu destino, sintiéndote renovado y más dispuesto a disfrutar.

Existen cojines viajeros de todo tipo, indicado para ciertas condiciones, si quieres recibir un respaldo lumbar en el mercado está un especial diseño de cojín lumbar apropiado para ti, así como también  una almohada de viaje para el cuello o inclusive un cojín viajero para niños; todos exclusivamente diseñados para un propósito en específico.

Algunas personas no creen en lo beneficioso que resulta una almohada para llevar de viaje, ya sea porque no la han usado o porque han experimentado solo los simples modelos inflables de cuello que en realidad no ofrecen la eficiencia de los más elaborados.

Si llegaste acá por la búsqueda de la almohada que en verdad te proporcione todos los beneficios que estas piezas ofrecen, te hemos preparado una guía con las mejores opciones del mercado que te llevará a invertir en la mejor almohada de viaje que puedes tener.

¿Cuál es la mejor almohada de viaje?

De buenas opciones está lleno el mercado, y dependiendo de tus necesidades mejor-almohada-de-viajeencontrarás la almohada que mejor se adapte a ti en cada viaje que hagáis.

Decidirse por la que más te conviene puede ser una tarea difícil ya que hay varios estilos, formas, materiales de elaboración y precios y no todos funcionan bien para todo el mundo, por esto es necesario conocer tus requerimientos particulares para hacer una compra inteligente.

A continuación conocerás las cinco almohadas que más beneficios reúnen y que los usuarios que ya las tienen afirman que son excelentes para tener un recorrido más cómodo y que seguramente te brindarán el soporte que tanto necesitas durante esos largos trayectos.

A continuación te presentamos las mejores almohadas de viaje: 

1. Almohada cervical de viaje Travelrest

Se trata de una almohada que brinda apoyo lateral y sostiene la cabeza en una posición para evitar que caiga hacia delante.

Tiene gran tamaño y resulta perfecta para las personas con problemas en el cuello o columna, por mantener la espalda de manera más recta.

La comodidad que ofrece te facilitará el descanso, te ayudará a conciliar el sueño y dormirás por más tiempo.

Tu torso quedará alineado junto con el cráneo y la cervical, por lo que llegarás a tu destino sin molestias por estar sentado en una posición inadecuada.

2. Cojín de viaje viscoelástico ergonómico Travel Earth

Su tamaño y estructura de espuma viscoelástica de alta densidad ofrece  el soporte perfecto que se ajusta con precisión alrededor de tu cuello.

Si eres de las personas que disfruta de la música mientras viaja, o solo necesitas tener tu teléfono cerca, esta almohada ofrece un bolsillo para introducir el dispositivo fácilmente, así como también, auriculares, tarjetas de embarques o lo que necesites.

Lo podrás utilizar derecho o apoyado lateralmente y él se ajustará a tu comodidad según la manera en la que te sientes.

Segura de tu satisfacción la marca ofrece cinco años de garantía que te darán tranquilidad a la hora de realzar la inversión.

3. Almohada de viaje J-Pillow

La forma ergonómica de esta almohada proporciona sujeción en la parte frontal y posterior de la cabeza, así como en el cuello y la barbilla.

Su tamaño es menor que las almohadas viajeras promedio, así que quedará más compacta y será fácil llevarla en tu equipaje de mano.

El particular diseño es ganador del premio British como la invención del año 2012/2013 por lo que ha revolucionado la industria con su practicidad.

Con esta pieza te podrás relajar, dormir sin interrupciones mientras viajas o inclusive cuando estés en casa querrás usarla también.

4. Almohada de viaje Samsonite

De las más básicas, prácticas y ligeras almohadas de viaje del mercado. Se trata de un cojín en forma de U diseñado para satisfacer tus necesidades de comodidad durante largos trayectos.

Una pieza de calidad que cumple con su función a cabalidad la cual se adaptará fácilmente a la forma de tu cuello y cabeza gracias a su suave material.

Tiene funda con cremallera que la podrás quitar y lavar si ningún inconveniente para mantenerla siempre higiénica y lista para usarse.

Es ampliamente recomendada por los usuarios y tiene uno de los precios más competitivos del mercado.

5. Almohadilla de cuello de viaje Yinglite

Se trata de una almohada suave pero a la vez firme, por lo que tu cabeza y cuello te agradecerán su uso por la comodidad y poder de soporte que tiene, perfecta para cualquier viaje.

Reduce la tensión que puedas sentir ayudando a relajarte y a descansar con el confort que deseas.

El modelos está disponible en varios colores para que lo adaptes a tu estilo, su relación precio calidad es excelente y está respaldada por los usuarios que ya la tienen.

Sin duda alguna, cuando uses algunas de estas piezas te preguntarás como no hiciste la adquisición desde antes, te encantará la nueva forma de viajar y conocerás la comodidad que siempre has deseado.

Estos cinco son las almohadas más destacadas, pero si quieres ver más modelos y opciones visita el siguiente enlace.

6. Almohada de viaje HOMIEE

Incluye máscara de ojos y tapones de oídos

Si sois un viajero frecuente y pasáis más tiempo de avión en avión que en casa, entonces debéis contar con una buena almohada de viaje ergonómica que cuide de vuestra postura y evite la aparición de un dolor de cuello indeseado que pueda terminar por frustrar vuestros planes a llegar al destino.

Esta almohada es perfecta para dormir en el avión ya que os brindará el soporte perfecto a vuestra cervical y lograréis viajar por horas en una posición cómoda, aprovechando el tiempo para descansar.

Al estar fabricada en espuma de memoria, esta almohada se encargará de absorber los impactos, vibraciones y rebotes que puedan afectar la salud de vuestra columna, cuello y cervical.

7. Almohada de viaje Raniaco

La almohada perfecta para viajar

Los cojínes cervicales son perfectos para cuidar de vuestra postura al viajar durante muchas horas en un asiento, sea este de avión o coche, por lo que una buena almohada de viaje inflable como este modelo os vendrá de maravilla, al contar con un buen soporte, ser de fácil llenado y capacidad de ajustarse a diferentes niveles de comodidad.

Incluye además una máscara de los ojos que podréis aprovechar para descansar al máximo durante vuestro recorrido, haciendo que lleguéis renovados a vuestro destino.

Debéis considerar también que esta almohada de cuello para viaje, al ser un modelo inflable, puede almacenarse fácilmente y no ocupará demasiado espacio al almacenarlo.

¿Qué es un cojín de viaje?

Tener una almohada para llevar es de las mejores adquisiciones que podréis hacer para cualquier traslado en coche, tren, avión, minibus o barco.

mujer-con-almohada

Esto significa que además de dar soporte, suavidad y estabilidad para nuestro cuello y nuestra cabeza como cualquier otra almohada, estas son pequeñas, compactas, comprimibles, con cubiertas resistentes y fáciles de limpiar.

Además, el diseño permite que nuestro sueño y descanso sea cómodo sin tener que sufrir daños en nuestros músculos o articulaciones producto del cansancio y las malas posturas.

Su uso “de viaje” varía de acuerdo a las necesidades de portabilidad y movilidad que tenga cada persona. Así que no os sintáis culpables si lo que buscáis es una pequeña almohadilla acolchada para reposar en los caminos en transporte público, esto es súper válido.

Para los viajeros y aventureros apasionados un equipaje de mano o mochila de espalda nunca está completo sin un apoyo para el cuello, espalda y cabeza que permita sueños largos y profundos en las vacaciones o travesías más largas.

Pero este no será el único cojín que un viajante precavido lleve, algunos incluso prefieren empacar un segundo almohadón para sustituir a los accesorios de cama de los hoteles y personalizar su sueño en lugares extraños.

Las formas regulares de los cojines de viaje son en “U” o “C”, permitiendo posicionar el cuello en el espacio vacío y pudiendo dormir sentados en un asiento de viaje. Pero también os podréis conseguir con el modelo cuadrado o rectangular más tradicional.

En cuanto al relleno, un buen cojín de viaje puede ser tan suave o firme como prefiramos. Algunas compañías venden almohadas inflables que dan soporte cuando están en uso y se pliegan al máximo una vez se desinflan y se guardan.

Otro formato común son las que vienen con microfoam. Esta espuma de memoria da un buen soporte a la vez que se adapta a la forma natural de nuestro cuello y también se lograr comprimir muy bien en el bolso sin perder su forma original.

Y si preferís dureza y relajación también existen rellenos de trigo sarraceno o arroz con especias, materiales orgánicos que dan una sensación de spa en el camino.

¿Quiénes deben usar un cojín de viaje?

Vamos, que esta pregunta no significa que hay un tipo de personas que tiene permitido su uso y otras que no, si queréis comprar una buena almohada versión portable ¡adelante! Es más, yo diría que todos deberíamos tener una.

La cuestión es que existen personas a quienes se les es más recomendado su uso por razones de salud, descanso y comodidad.

Uno de estos grupos son los adultos mayores y ancianos. A medida que envejecemos es normal que nuestro cuerpo se sienta más cansado y nuestros músculos se debiliten un poco, sin importar que tan activos físicamente permanezcamos.

Así que, si estáis pensando en un buen regalo para vuestros padres o abuelos en sus próximos cumpleaños, un buen cojín de viaje puede ser increíblemente útil y liberador de agotamiento para ellos.

Los viajeros frecuentes son otro público que debe tener una almohada portable si no tenéis una. Las travesías largas en clase económica pueden ser mucho más placenteras con un buen soporte de cuello. No importa si os toca un asiento de ventana o pasillo, todos merecernos un lugar para reposar sin colgar de lado.

De hecho, no importa si sois viajeros frecuentes o no, si tenéis unas vacaciones a un lugar lejano y necesitáis hacer varias escalas en el camino es buena idea tener un apoyo para las horas de espera. Y si sufrís de insomnio, un buen cojín puede ayudaros a conciliar el sueño en el trayecto.

Los deportistas también pueden necesitar cojines en sus viajes, no solo para el cuello sino para sus espaldas, brazos o cualquier músculo cansado o adolorido.

Para ellos, la amortiguación de una almohada acolchada pude significar un mejor o peor rendimiento en su próxima competencia destino.

Los empleados en viajes de trabajo deben contar con una almohada cómoda y compacta. Solo así podréis hacer vuestra labor de manera correcta y regresar sin necesidad de un masaje de espalda y unas vacaciones en un spa de inmediato.

Características clave en un cojín de viaje

Para poder elegir un buen cojín de apoyo debéis pensar en vuestras preferencias al dormir.

Si soléis usar una almohada aplanada, buscad un cojín suave y compacto que de el mínimo soporte sin demasiada absorción. Y si os gusta más los estilos afelpados y súper rellenos, vuestra alternativa ideal serán las espumas de memoria o los cojines gruesos.

Pero aún así, hay muchos elementos a conocer antes de que podáis tomar una decisión que cambie vuestra manera de viajar para siempre.

Comodidad y soporte

El secreto para la máxima suavidad está en que el cojín se capaz de aguantar el peso del cuello y la cabeza sin que esto signifique rigidez o dureza excesiva.

El relleno debe ser abundante pero no asfixiar ni apretar demasiado alrededor del cuello o sobre los hombros. Para esto hay interiores de algodón, plumas o espuma que amortiguan bien.

Lo ideal es que con el paso del tiempo una buena almohada no cree grumos de relleno que se sientan como hoyos o concentraciones del material interior y debiliten el soporte o el bienestar físico.

Portabilidad

Su facultad de ser fácilmente transportable viene dada gracias a su tamaño y capacidad de almacenaje. No importa a donde vayáis, la idea de tener una almohada de viaje no debe significar el sacrificio de otro elemento que normalmente empacáis.

Así que este cabezal debe ser lo suficientemente compacto para no representar una carga incómoda o excesiva en una maleta de mano, una mochila de aventura o un maletín de trabajo, según sea el caso.

Para ello, hay modelos que se pueden comprimir a un espacio pequeño y volver a su forma y tamaño original sin problemas.

Otros están hechos no para compactarse o plegarse sino para llevarse en el exterior así que incluyen correas en enganche para el bolso.

En el caso de los estilos inflables debéis tener cuidado. Aunque en un primer momento son una idea de potabilidad tentadora pueden presentar una fuga si los comprimís con mucho peso mucho al dormir.

Suavidad

Tanto en el interior como en el exterior es importante tener materiales tersos y delicados. Un relleno suave será sinónimo de un descanso blando y acolchado.

Mientras, un exterior con una cubierta suave pasa por tener una tela en el revestimiento que se sienta bien contra nuestra piel, que no sude ni de demasiado calor pero que no sea áspera o deje marcas en la cara.

Y si sois alérgicos, debéis tener especial cuidado en los detalles de fabricación de la funda.

Ajuste universal (o algo cercano)

Esto resulta especialmente importante para las mujeres pues no será lo mismo dormir con una cola de caballo, el pelo enrizado y grueso o un peinado elaborado. Todo cojín de cabeza debe dar espacio para guardar cualquier estilo de cabello.

También resulta importante contar con un tamaño y forma adecuada para nuestra longitud y peso de cuello y cabeza.

Si vais a compartir luego la almohada es mejor un modelo holgado que pueda servir a varios estilos de cuerpos.

Estilos de sueño

Debo confesaros que yo soy muy inquieta al dormir así que nunca sé si me recostaré de lado, hacia atrás o mi cuello decidirá que mi cabecilla guinde hacia adelante (lo peor para los dolores). Por esto necesito un modelo de G que se ajuste a cualquier posición, cambio de dirección y movimiento en el viaje.

Así mismo es importante que la almohada de soporte tanto si vamos en un asiento con ventana, en el medio de dos personas o si damos a pasillo.

Velocidad de compresión y descompresión

Cuando se trata de almohadones plegables siempre es bueno saber cuánto tiempo podemos tardar en guardarlos o sacarlos del maletín.

Esto no debería tomar demasiado tiempo ya que no es un empacado al vacío, pero si necesitáis doblar con meticuloso detalle es mejor saberlo con antelación para tomarse el tiempo y no estás corriendo a último minuto mientras debemos desalojar algún medio de transporte.

Peso

La idea de que se puedan mover y representar un accesorio de viaje portátil y útil está en el peso.

Si tenemos una carga demasiado dura, gruesa y pesada lo más probable es que prefiramos no llevarla.  Así que lo mejor es comprar un modelo ligero y cómodo que ni se sienta en nuestra maleta.

Amortiguación

Nada peor que despertar de un sueño de camino debido a un frenazo del chofer, una turbulencia o un golpe, cosa que puede pasar en cualquier viaje y dónde una almohada puede ser la solución.

Es por ello que las almohadas que se diseñan para viajar con ella tienen un agarre firme y una tracción suficientemente buena como para que el acolchado resista una latencia o bajón sin que nuestra estabilidad en la cabeza o espalda sufran o se sientan, haciéndonos dormir sin interrupciones, logrando un viaje con soporte.

Lavable a máquina

Es normal que nuestro cojín se ensucie un poco, después de todo los asientos públicos acumulan varios usos diarios. Pero para mantener la higiene sin complicarnos la vida nada mejor que una tela apta para lavarse en una colada casera.

Beneficios de llevar una almohada de soporte al viajar

Es el compañero de viaje perfecto

Cuando estamos en un asiento pequeño, nuestros compañeros de travesía favoritos no serán las personas que tenemos al lado, quienes seguramente en algún momento nos tropezarán o presionarán.

En su lugar, un buen almohadón da el soporte que los reposacabezas no suelen dar, son cómodos y suaves.

Imita vuestra almohada regular

Así como una cama suave, un cojín de espuma de memoria se puede adaptar a cualquier forma y movimiento haciéndonos sentir como en nuestra casa.

Evita rigidez y fatiga

Las tensiones de un mal descanso y de pasar mucho tiempo en una misma posición se pueden acumular en la parte superior de nuestra espalada y cuello.

Pero esto se puede evitar fácilmente con un modelo de collar que rodea y sostiene nuestra cabeza, permitiéndonos dormir y relajarnos sin lesiones ni dolores.

Fácil mantenimiento

Los cojines de viaje son muy duraderos si se cuidan y son fáciles de lavar. Bien completos o solo sus fundas extraíbles la mayoría son aptos para lavanderías en máquina automática.

Reduce los ronquidos y la apnea del sueño

Nada peor que comenzar las vacaciones con un vuelo de 8 horas en el que nuestro compañero no para de rugir como un león.

Sin embargo, el problema suele estar en que estas personas están durmiendo en una posición que obstruye sus vías respiratorias y sufren trastornos del sueño. Así que si sois vosotros los que tenéis este problema es mejor que tengáis una almohada que os permita descansar en cada viaje sin ser una molestia.

¿Cuánto espacio debe ocupar?

Cuando volvemos del viaje lo que parecía un práctico cojín para llevar en la mano se puede volver un estorbo, os recomiendo pensar desde antes de salir de casa dónde pondréis la almohada cuando no está en uso.

Esto pasa por considerar sus dimensiones y peso y si os entrará en la maleta. La mayoría suelen ser versiones livianas y en formato pequeño, pero debéis disponer de su espacio respectivo.

Además podéis encontrar modelos que se desinflan y pueden guardarse en espacios pequeños, que no ocuparán demasiado espacio entre vuestro equipaje y será la almohada perfecta para llevar en cualquier viaje, sea este en coche, avión o tren.

¿Qué tan flexible debe ser la almohada?

No se trata de la sensación del material sino de la adaptabilidad de la estructura. Existen modelos que son tan versátiles que además de un relleno felposo se pueden inflar con aire para volverse más duras.

En el caso de un viaje en avión un estilo que se pueda enrollar alrededor del cuello es la mejor opción. Algunos de estos cojines tienen forma de gusanillos para que lo uséis desde la espalda o para aguantar dos personas.

Y si sois viajeros de carro o de camping lo más conveniente es acomodar un formato aplanado que sea cómodo y fácil de transportar.