Las-13-montañas-mas-dificiles-de-escalar

El escalado de montaña es uno de los deportes más exigentes y arriesgados que existen. Los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento, más cuando estás a tantos metros de altura del suelo, y se te dificulta respirar.

Pero la satisfacción de llegar a la cima es innegable. Y mientras más grande sea la montaña, mayor será la satisfacción.

Así que, si eres un montañista experto y quieres un reto digno, a continuación les presentamos las 15 montañas más peligrosas de escalar.

1. Monte Denali

Monte-Denali

Ubicado en Alaska, USA, y con 6190 metros de alto. El Monte Denali, antiguamente conocido como Monte McKinley, es la montaña más alta de Alaska.

Representa una amenaza serie para aquel montañista que se atreva a intentar escalarlo. Solo el 50% de los montañistas que lo comienzan logran terminarlo, y llegar a la cima toma aproximadamente 21 días.

A pesar de ser relativamente pequeño, en comparación a otras montañas de esta lista, su gran altitud dificulta tu respiración a medida que subas, debido a la pérdida progresiva del oxígeno.

Además, Denali tiene un fuerte clima, bajas temperaturas y es propenso a terremotos. Pero se dice que la cima ofrece una vista espectacular, que según muchos, es como si vieras el mundo, por unas ventanas sacadas del cielo.

¿Te atreves a intentar escalarlo?

2. Vinson Massif

Se encuentra en la Antártida, y mide 4982 metros. Es de las más pequeñas de la lista, pero la dificultad para escalar una montaña no se basa en su altura.

El Monte Vinson es particularmente desolado. Si sufres algún accidente, te tomará semanas llegar a un hospital. Y para colmo, sufrir accidentes allí es bastante probable.

La Antártida no solo tiene un clima impredecible, sino también un frío extremo. Es más, sus temperaturas son de las más frías del planeta, y el viento puede superar los 80kms por hora.

Así que no subestimes una montaña por su tamaño.

3. El Eiger

Escalador-en-Monte-Eiger

Se encuentra en Suiza, y mide 3970 metros. También es relativamente pequeña, ¿pero recuerdas lo que dije sobre la dificultad de una montaña?

El Eiger es mundialmente conocido como la pared asesina. Se requiere de una gran habilidad técnica, un buen manejo del hacha, para escalar su cara de 1800 metros.

Cualquier error llevaría a una larga y dolorosa caída, sobre hielo y rocas descongeladas. Al menos 64 montañistas han muerto en esa caída de rocas, por lo que ten cuidado.

4. Kangchejunga

Con una impresionante altura de 8586 metros, y ubicada en la frontera entre India y Nepal, Kangchejunga es otro desafío que no debe subestimarse.

Primero, porque su tasa de muerte es por encima del 20%. Solo 200 montañistas han conseguido llegar a la cima, ya que los demás han sido víctimas de avalanchas, hipotermia o congelación.

Segundo, porque la colina se hace más vertical a medida que subes. Es verdad que todas las montañas se vuelven muy exigentes con cada paso que das. Pero Kangchejunga está en otro nivel.

Su extremo frío la hace ser vista como una montaña asesina. Si decides escalarla, lleva contigo una chaqueta de ski y pantalones de ski.

5. Monte Matterhorn

Monte-Matterhorn

De 4478 metros y localizada en Suiza, esta montaña ha provocado más 500 muertes, desde que unos montañistas se atrevieran a escalarla por primera vez en 1865.

Sí, tiene una de las mayores tasas de muerte de los Alpes. No solo porque escalarla es un auténtico reto, y cualquier dificultad técnica se pague con la vida, sino también porque se ha vuelto muy popular con los años.

Su popularidad ha llevado a que más y más personas la visiten, para intentar escalarla, y dicho exceso de personas ha producido avalanchas.

Si te consideras apto para escalarla, lleva contigo un equipo para escalado de montaña. Matterhorn tiene algunas paredes verticales que cuestan trabajo, y te conviene aprovechar cualquier herramienta útil que te pueda ayudar.

6. Cerro Torre

Localizada en la frontera entre Argentina y Chile, y con una altura de 3128 metros, la belleza de Cerro Torre ha cautivado a muchos montañistas.

En comparación al resto, es la más pequeña de la lista. O mejor dicho, es la menos alta de la lista. Pero igual, recuerda que no debes subestimar una montaña por su tamaño.

Y es que Cerro Torre presenta subidas verticales muy pronunciadas, una densa capa de nieve y vientos fuertes, que despistan incluso a los mejores. Subestimar sus vientos es un error que no te puedes permitir.

Aquí tendrás que escalar bastante. Así que para prepararte, lleva una cuerda de escalar (prevenir la caída no viene mal), zapatos para escalar (mayor estabilidad para caminar sobre la nieve) y casco para escalar (te ayuda a atravesar esos vientos).

7. Fitz Roy

Monte-Fitz-Roy

El Monte Fitz Roy, también conocido como Cerro Chalten, es el más alto del Parque Nacional Los Glaciares, ya que mide 3359 metros.

Su suelo está lleno de rocas escarpadas, que obviamente dificultan caminar por sus senderos, y también dificultan escalar sobre paredes o zonas muy verticales.

Además de eso, se ubica en una región desolada y asediada por climas impredecibles. Si te lesionas, tomará tiempo para que llegues a un hospital.

Pocos han llegado a la cima. De hecho, se promedia que por año, solo 1 persona consigue llegar a la cima.

Durante décadas, fue considerada la más difícil. Aunque eso no es cierto, tampoco está muy alejado de la realidad.

8. Baintha Brakk

Conocida comúnmente como ‘’El Ogro’’, se encuentra en Pakistán, mide 7285 metros, y creo que el nombre lo dice todo.

A pesar de numerosos intentos, solo ha sido conquistada en tres ocasiones, y algunos de sus ‘’conquistadores’’ no salieron ilesos tras llegar a la cima.

Baintha Brakk no solo es alta, sino también muy amplia e inclinada. Su escala te hará sentir diminuto, y deberás subir muchas paredes verticales para llegar a la cima.

Su clima también es excepcionalmente frío. Así que, en esta más que nunca, lleva un abrigo de invierno y botas de invierno.

9. Monte Everest

Monte-Everest

No podía faltar. El pico más alto del mundo, con 8848 metros, y ubicado en la frontera entre Nepal y Tibet.

Quizá esperabas que el Everest fuese la más difícil. Nuevamente, otra prueba de que la dificultad y la altura no van de la mano. Pero no te confundas, porque el Everest sí es de las más difíciles.

El Everest, es especialmente propenso a avalanchas. Sus climas fríos e impredecibles pueden sorprenderte a mitad de tu escalada, y ponerte en una situación peligrosa.

Además, respirar a semejante altura, y con una tormenta de nieve abrumando tus sentidos, es casi imposible.

Hoy en día se ha vuelto muy popular y visitada, y aunque su campamento base está bien equipado, un grupo de novatos te pueden retrasar.

Así que, si te animas a escalar la montaña más alta del mundo, te aconsejo que lo hagas por tu lado.

10. Mont Blanc

En comparación, es menos exigente que las demás. Mide 4808 metros, y completarla lleva solo 2 días.

Pero no significa que sea fácil. Ubicada en la frontera entre Italia y Francia, Mont Blanc mata aproximadamente 100 personas al año, debido a que es propensa a muchos desprendimientos de rocas.

Eso la vuelve la montaña más letal de toda Europa. Y sin embargo, es también la más visitada por turistas y novatos.

Pero yo te aconsejo que no sigas al grupo. Si eres experto, ir por tu lado será mucho mejor.

11. Nanga Parbat

Monte-Nanga-Parbat

Esta, localizada al norte de Pakistán, es un auténtico monstruo. Mide 8125 metros, su altitud es la cuarta mayor del mundo, solo ha sido conquistada una vez y en 1953, tras haberse cobrado 62 vidas.

Le dicen la ‘’devoradora de hombres’’ (man eater en su idioma original). Y no es para menos. Tiene extremas tormentas, está cubierta de una densa nieve, su suelo es muy resbaladizo, y sus avalanchas pueden eliminar a varios de una barrida.

¿No me crees? En 1934, 16 exploradores alemanes fueron arrasados por una avalancha. Sí, 16 y de una sola barrida. Imagínate la fuerza que debe tener.

Muchos han muerto, pero también hay casos de personas que han desaparecido en ella. Los casos más recientes ocurrieron en el 2013, y no fue solo 1 alpinista, sino varios casos distintos.

No por nada le dicen devoradora de hombres. Si vas a ella, sé consciente del riesgo.

12. K2

Se encuentra entre China y Pakistán, y con 8611 metros de altitud, entra definitivamente de las más difíciles de escalar, ya que completarla es un auténtico reto.

Es la segunda más alta, tiene una tasa de muertes del 19.7%, y padece de muchas avalanchas y vientos extremos. Sin olvidar que respirar a semejante altura es casi imposible.

Debido a eso, muchos optan por un atajo que tiene, llamado ‘’Bottleneck’’. Pero este es muy inestable, y para cruzarlo deberás pasar por un suelo lleno de hielo glacial y seracs.

13 de 14 muertes ocurren en ese atajo. Por ende, no hay camino fácil. Piénsalo bien antes de intentar escalarla.

13. Annapurna

Monte-Annapurna

Última, pero no menos importante, se ubica en Nepal, y es considerada por muchos como la montaña más peligrosa del mundo. Y no es para menos.

Con 8091 metros, Annapurna es propensa a avalanchas y terribles tormentas nevadas. Su cara sur es considerada la escalada más peligrosa que existe, y su nombre carga la mayor tasa de mortalidad de todas las montañas.

191 Personas han intentado escalarla, pero 63 de ellos han muerto en el proceso. Y cabe destacar que, en el 2014, 43 personas murieron tras una avalancha provocada por una tormenta de nieve.

Annapurna no es un juego. Si te atreves a escalarla, prepárate lo suficiente.