Cosas-Que-Hacer-En-Cantabria

Acantilados, playas,  museos y visitas culturales hasta pueblos que parecen estar detenidos en el tiempo, se mezclan en Cantabria, un lugar especial de España donde todo parece un sueño.
Mejor conocida como “La Tierruca”, esta región recibe con los brazos abiertos a los turistas, los viajeros primerizos o quienes pasean con niños pues el campo es ideal, está todo verde en verano, los peques pueden correr y está muy cerca la costa por si quieres darte un chapuzón.

Un viaje de turismo por Cantabria es una opción estupenda, así que si planeas estas vacaciones con anticipación, revisa esta lista de cosas por hacer y alucina con todas las opciones que conseguirás.

Seguramente has escuchado en más de una ocasión la frase “estas cosas solo pasan en Cantabria” y es cierto, esta ciudad hace que vivas momentos espectaculares, por eso prepara ya tu mochila de viaje y lánzate a la aventura.
A continuación les presentamos que ver y hacer en Cantabria:

1. Las Playas de Costa Quebrada

Playa-en-Cantabria

A solo unos pocos kilómetros de Santander se encuentran las playas salvajes de Costa Quebrada, un lugar que no puedes dejar de ver en Cantabria.

A pesar de que Cantabria dispone de 10 kilómetros de costa para tu total disfrute, Playa de Portio y Playa de la Arnía son las favoritas de los turistas, aunque la playa de Valdearenas no se queda atrás en el conteo.

Si bien son de aguas frías, se caracterizan por ser playas limpias, sin medusas, con arena fina y casi sin piedras.

Al llegar al aeropuerto de Santander no pierdas tiempo y ve directo a alguna de ellas.

2. El Faro de Cabo Mayor en Santander

La naturaleza en estado puro es el mayor atractivo de Cantabria y su capital, Santander, es uno de los mejores ejemplos de las maravillas que todavía quedan en el planeta tierra.

Varios son los atractivos de Santander. Puedes dar un paseo por el Sardinero hasta la Península de La Magdalena para regresar a los Jardines de Piquío.

Sin embargo, para los más románticos nada supera un paseo al atardecer por El Faro de Cabo Mayor hasta donde se llega atravesando un camino lleno de acantilados y desde donde se observa la playa.

Santander, como capital de Cantabria, posee mucho para ofrecer. Además de tener una de las bahías más bonitas del mundo, tiene rincones como el Palacio de la Magdalena, que se ha hecho famosa últimamente por aparecer en la serie “El Gran Hotel”.
Esta ciudad también hay es una parada gastronómica obligatoria. Además de tomarte un cocido, tienes que irte de pinchos, ¡Son los más famosos del mundo!

3. Fuente Dé y Picos de Europa

Fuente-Dé-y-Picos-de-Europa

En Cantabria, los lugares de interés son tan variados como quieras. De las playas pasamos a las montañas, gracias a la cordillera de macizos de 2500 metros de altura que se extiende a través de la comunidad cántabra, asturiana y la provincia leonesa.

Pero no temas, puedes ascender hasta el lugar más alto sin mucho esfuerzo utilizando el teleférico de Fuente Dé.

4. Bosque de Secuoyas de Cabezón

Cantabria es uno de los pocos lugares en España donde puedes mezclar paisajes y todos ellos con características peculiares.

No solo hablaremos de playa y montaña. Ahora nos referiremos al bosque. Uno de verdad y en pleno centro de la ciudad.

No en cualquier parte se pueden encontrar cientos de ejemplares de Secuoyas gigantes con más de 40 metros de altura y justo en Cabezón de la Sal se encuentra uno.

Esta es una perfecta ocasión para sacar tu cámara de viaje y hacer fotos espectaculares. Importantísimo: no olvides el cargador portátil.

Puedes tomar la clásica fotografía abrazando el tronco (o tratando de abrazarlo porque la mayoría tiene un perímetro de dos metros así que necesitarás al menos de tres personas para lograrlo)

5. Faro del Caballo

Faro-del-Caballo

Junto a la localidad de Santoña, justamente en el acantilado del río Buciero se encuentra El Faro del Caballo.

Puedes llegar ahí y darte un baño en sus aguas turquesas pero para llegar al faro, deberás subir 700 escalones, sí, así mismo, aunque la vista al llegar al punto más alto, merece la pena.

Tal parece que entre los consejos para visitar Cantabria deben incluir tener una excelente forma física, ¿no crees?

Pero no te preocupes, todos los días salen embarcaciones desde el puerto de Santoña para flipar con este lugar desde el mar así que cero excusas.

6. Santillana del Mar

Aunque no encontrarás nada de mar en este lugar, Santillana es uno de los sitios que debes visitar cuando hagas turismo por la ciudad.

Las casas tradicionales y palacetes, la Colegiata de Santa Juliana y a las torres del Merino y de Don Borja, son paradas imprescindibles también.

Sin embargo, lo más resaltante de la visita es La Cueva de Altamira, una cueva con pinturas rupestres donde se reflejan uno de los ciclos pictóricos más importantes de la prehistoria.

7. Nacimiento del río Asón

Nacimiento-del-río-Asón

El nacimiento del río Asón es un espectáculo natural que fluye a través de una cascada de 70 metros de altura.

Lo mejor de todo es que tanto en invierno como en primavera, cuando el río nace con su máximo caudal, se puede disfrutar de la caída.

Pero no solo la cascada es el atractivo, también podrás disfrutar de los rápidos del río Gándara, miradores como el de Aja o cuevas como la de Cullalvera o Coventosa.

8. Valle de Liébana y el Desfiladero de la Hermida

Liébana los espera con sus 570 kilómetros de valles llenos de verdor en sus bosques tupidos. Su capital, Potes, forma parte de una comarca rural repleta de puentes medievales y torres que le asignan características únicas.

Su geografía y la gran cantidad de ríos que poseen, hacen del paisaje una perfecta creación natural, formada por valles cerrados y fuertes pendientes, muy solicitada por los senderistas.

En Liébana también se encuentran el desfiladero de La Hermida, el Monasterio de Santo Toribio de Liébana o pueblecitos como Bejes o Mogrovejo.

9. Bárcena Mayor

Barcena-Mayor

Cantabria no es solo verdor. La ciudad también es de gran atractivo aunque no sea la más cosmopolita.

Uno de los consejos para viajeros más efectivos es no quedarse con lo que le muestra el tour de moda. Salir y conocer la cultura local de primera mano en sus calles es la mejor manera.

No por nada, Bárcena Mayor es considerado uno de los pueblos más bonitos de España gracias a que conserva la infraestructura desde tiempos remotos y su población es tan pequeña que no llega al centenar de habitantes.

Además, es el único pueblo dentro del Parque Natural Saja-Besaya. Representa la típica infraestructura montañesa, con casas de piedra y balcones de madera.

Allí no hay mucho que hacer, solo pasear por las calles y disfrutar del paisaje o quizás entrar en alguna tienda artesanal donde trabajan el mimbre y la madera.

10. Cueva El Soplao

Esta cueva es tan famosa que se ha ganado el título de “La Capilla Sixtina del mundo subterráneo”.
Todo esto gracias a que en su interior se encuentra una enorme formación de estalactitas y estalagmitas, lo que la hace muy especial.

Esta cueva debe su nombre al aire que se percibe al calar una galería desde otra con menos oxígeno.

La mayoría de los pobladores de Santander han tenido que ver con las excavaciones de esta galería minera, que aunque hoy día está solitaria, genera recuerdos en cada uno de ellos.

11. El puerto de Castro Urdiales

Puerto-de-Castro

No basta un tour de 5 días para recorrer todas las bondades que Cantabria tiene que ofrecer.

Como si fuera poco, en la zona más cercana al País Vasco se encuentra un puerto que aún conserva mucho de su pasado pesquero y medieval. Se llama Castro Urdiales

Ahí también  están el Castillo-Faro, la Iglesia de Santa María de la Asunción y el puente medieval. Los podrás reconocer porque son de las estampas más fotografiadas de toda Cantabria.

Si decides visitar ese puerto, camina por su centro histórico y la Ermita de Santa Ana. Además, no te pierdas el paseo que ofrecen los lugareños al borde del mar, la vista te quitará el hipo.

12. Península de Pechón

De nuevo las playas se apoderan del conteo. Es que hay tantas para escoger que tendrás que dedicar al menos 7 días de tus vacaciones para poder explorarlas.

La península de Pechón se trata de un pequeño lugar apartado entre las rías de Tina Mayor y Tina Menor y junto a la frontera con Asturias.

Playas increíbles, miradores e imágenes extraordinarias son parte del paisaje de esta región de Cantabria.

Esta zona tiene la particularidad de que permite observar desde lo alto los bosques, acantilados y extensos bancos de arena, siempre y cuando la mar esté baja.

Aunque Cantabria es infinita y tu tiempo seguramente es limitado, no dejes de visitar la playa de El Pedrero o la lengua de arena de la playa de Amio.

13. Nacimiento del río Ebro

Nacimiento-río-Ebro

Aunque se ha considerado como el nacimiento del río más caudaloso de España, éste en realidad no nace allí, la realidad es que el manantial surge en las montañas.

Este río atraviesa siete comunidades: Cantabria, que es donde nace, sigue a Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Navarra, Aragón, hasta desembocar en Cataluña.

El rincón donde se le atribuye el nacimiento está en plena naturaleza por lo que es un paraje perfecto para disfrutar de la calma y el paisaje.

En el lugar se ha construido un centro de entretenimiento donde hay mesas para picnic. El camino está señalizado y cuenta con aparcamiento. Dejas el coche ahí y recorres unos cuantos metros hasta el nacimiento.

14. El Capricho de Gaudí en Comillas

Aunque su nombre en realidad es La Villa Quijano, El Capricho, como es mejor conocido, es un edificio proyectista que se construyó en los años 1800 de la mano del gran Antonio Gaudí en la ciudad de Comillas.

Si bien no es su obra más emblemática pues fue unas de las primeras, esta es una de las que lo harían mundialmente conocido.

Aunque Comillas es conocida por sus playas, además de El Capricho, también puedes visitar el Palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia de Comillas, el casco antiguo o el cementerio.

15. Playas y más playas en Cantabria

Amanecer-en-la-playa-de-la-Magdalena-Santander

Si planeas viajar en avión a Cantabria, las playas te revelarán que has llegado al destino correcto.

Es que hay tantas playas que tendrás que dar una segunda visita para conocerlas todas.

Hay un total de 73 playas en 211 kilómetros de litoral, sin embargo, las que encabezan las listas de preferencias de los turistas son: Playa de Berellín (Prellezo), Playa de Oyambre (Valdáliga), Playa de Langre (Langre), Playa de Somo (Somo) y Playa de Berria (Santoña).

16. Parque de la Naturaleza de Cabárceno

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno es de los lugares más turísticos de Cantabria y uno de los centros familiares más tradicionales de la región.

Puede parecer un zoológico común pero en realidad allí hay todo tipo de animales como tigres, jirafas, osos pardos, rinocerontes o gorilas en un ambiente de semi libertad, rodeados de un paisaje increíble, lo que marca la diferencia con los demás.

17. Da una vuelta por el interior de Cantabria

Parlamento-de-Cantabria

Aunque las playas contengan toda la atención de los turistas, no te dejes llevar por la manada y date una vuelta por el interior de Cantabria.

Muchos pueblos, además de Bárcena Mayor te esperan con los brazos abiertos. Carmona y Liérganes son algunos de ellos.

En San Vicente de la Barquera puedes subir hasta el Castillo, ver la Iglesia de Santa María de los Ángeles o visitar las ruinas del Hospital de la Concepción, antiguo hospital de peregrinos.

18. Parque Natural de los Collados del Asón

Este parque se encuentra en plena cordillera cantábrica y consta de pequeños bosques de hayas y encinares calizos.

Allí fueron construidas praderías para el aprovechamiento ganadero y el pequeño barrio de Asón es el único lugar donde hay civilización dentro de los límites del parque.

Los habitantes y visitantes deben respetar ciertas normas para garantizar la vida de la flora y la fauna en el parque. Para ello, existen zonas de reserva donde no se permite ninguna actividad, zonas de uso limitado y zonas de uso compatible.

19. La Ciudad Romana de Julióbriga

Casa-de-los-Mosaicos

Considerada la principal ciudad romana que existió en Cantabria, hoy día exhibe las ruinas de un asentamiento de medianas dimensiones, construido sobre una colina a lo largo de 1 kilómetro.

En esta área se han detectado un gran edificio portificado, los alrededores de una iglesia y una mansión romana, así como varias casas rectangulares que dan idea de que fueran restos indígenas.

Las excavaciones en la zona han arrojado piezas únicas que hoy reposan en el Museo Regional de Arqueología y Prehistoria de Santander.

20. Centro Botín

Por último pero no menos importante, tenemos a uno de los lugares más jóvenes de la tierruca. Inaugurado apenas en el 2017, el Centro Botín es el centro de arte más importante de la región de Santander.

El edificio abarca 2500 metros cuadrados, de los cuales, dos pisos son dedicados a la galería donde se exhiben muestras de arte contemporáneo internacional.

En el nivel superior hay plataformas que sobresalen y desde donde puedes admirar la Bahía de Santander.

Como si fuera poco, la cafetería de la planta baja se ha convertido en uno de los centros sociales de la ciudad por excelencia, al igual que la plaza que rodea el edificio, donde se reúnen desde jóvenes patinadores hasta personas mayores a platicar o pasear a sus mascotas.

No pierdas más tiempo, reserva tu boleto aéreo desde ya, con seguro de viaje incluido, y ve a disfrutar en Cantabria de las mejores vacaciones de tu vida.