Lugares-que-Visitar-en-Tánger

Cuando alguien planea tomar un viaje de turismo, los destinos más comunes suelen ser Francia, Italia, España, Suecia u otro país de Europa.

Pero yo te aconsejo que optes por unas vacaciones menos convencionales, y viajes a Tánger, una ciudad ubicada en Marruecos, en el estrecho de Gibraltar, por África del Norte.

Aunque no parezca, Tánger es un destino lleno de lugares que conocer. Y si no me crees, aquí te digo 12 lugares que puedes visitar en Tánger. Así que prepara tu set de maletas.
A continuación les presentamos qué ver y hacer en Tánger:

1. Explora Kasbah

Kasbah

Kasbah se caracteriza por ser una de los barrios más pacíficos de Tánger, ya que hay pocos turistas, y las calles tienen una belleza sincera y campechana.

En sus calles encontrarás edificios sencillos y con colores pasteles, y también algunos parques para descansar de tanto caminar.

Kasbah se ubica en lo alto de la ciudad. Por lo que cuando llegues a la cima, tendrás unas vistas espectaculares del Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.

2. Visita el Museo de Kasbah

Y ya que hablamos de Kasbah, aprovecho de mencionar su museo, porque es el destino ideal para los interesados en aprender sobre la historia y cultura del país.

Este museo reúne una impresionante cantidad de exhibiciones marrocas. Desde objetos encontrados en provincias romanas como Lixus y Volúbilis, hasta una tumba cartaginesa en tamaño real.

También incluye secciones dedicadas a recopilar artesanías marrocas, como sedas, cerámicas con siglos de antigüedad y mapas ilustrados con las fronteras del país.

3. Conoce la Iglesia de San Andrés

Iglesia-de-san-andrés

Aunque también clasifica como un recinto histórico, la Iglesia de San Andrés es una de las más populares atracciones turísticas en Tánger.

La razón se debe parcialmente a que fue completada en 1905, como un regalo del Rey Hassan I de Marrueco. Ahí tienes una historia interesante que conocer.

Pero también porque esta iglesia se volvió una fusión multicultural de arquitecturas y estilos, que provienen de la diversa población de Marruecos, y sobre los cuales se destaca principalmente el morisco en su arquitectura externa.

Sumado a eso, su interior tiene inscripciones coránicas, y en su exterior hay un pequeño cementerio con tumbas de principios del siglo XX.

Aunque aprenderás mucha historia en tu viaje, también puedes aprovechar para conocer más de la religión musulmana y tener algún contacto con esta.

4. Ve a sus locales callejeros de jugo de naranja

Quizá suene algo mundano, pero la verdad es que Tánger tiene algunos de los mejores jugos de naranja que vas a probar.

Verás, Marruecos tiene un clima sub-tropical. Y en un clima como ese, el jugo de naranja se ha vuelto una bebida refrescante.

La demanda hacia esta bebida es constante, y eso beneficia la productividad, ya que los puestos callejeros suelen tener naranjas bien cosechadas y cuidadas.

Gracias a eso, el jugo se mantiene fresco, natural y muy refrescante en los días calurosos. Así que pruébalo.

5. Pasa un día en las playas

Playas-de-Tángier

Ya que estás allá, ¿por qué no mejorar tu estadía y visitar alguna de sus playas?

Tánger tiene muchas playas, y estas solían ser muy visitadas en 1960. Hoy en día sus popularidades han decaído. Pero mejor para ti, en caso de que quieras pasar tomar el sol relajado y alejado de los turistas.

Sus playas también se distinguen por ser extensas, tener aguas cristalinas, el clima sub-tropical que mencioné antes y vistas agradables.

Pero ojo, hay algunas playas que tienen el agua muy sucia. Así que infórmate y elige con cuidado.

6. Camina por las medinas de Tánger

Al caminar por Tánger, notarás que muchas de sus calles estrechas están enlazadas en un entramado complejo, en el cual es fácil perderse.

Y ese es el caso de las medinas, en donde hallarás de todo: cafés, restaurantes, puestos callejeros de souvenir, puestos callejeros de ropa, panaderías e incluso mezquitas.

Encontrarás todo tipo de artículos para comprar, y conocerás la cara más realista de Tánger. Y aunque es fácil perderse, te sentirás atraído por sus calles y locales.

Eso sí, no contrates un guía de viaje. Conocerás muchos en las medinas, pero son molestos, dicen cosas irrelevantes y cobran demasiado.

7. Mira una película

Cine-en-Tangier

Al viajar por África o países árabes, resulta extraño encontrar un cine. Pero por suerte, Tánger tiene uno ubicado en la vecindad de Gran Socco, llamado Cine Rif.

Yo te aconsejo que lo visites, porque a pesar de que obviamente tiene películas mainstream, allá podrás ver un cine que no suelen proyectar en tu ciudad.

En el Cine Rif podrás ver y apreciar cine independiente, que te ofrece otro vistazo no solo a la cultura marroquí, sino también a la de otros países árabes.

Si no te interesan los museos, el cine ofrece la misma educación sobre la cultura marroca, pero más entretenida.

8. Compra en el Gran Zoco

Viajar por Tánger es lo que yo llamo turismo de aventura, y la razón eso se debe parcialmente al Gran Zoco de la ciudad.

Este mercado es de los más grandes de Marruecos, y se divide en varias zonas: las frutas, los pescados y mariscos, las carnes, las verduras, los granos, las salchichas y hasta las tortillas.

Este mercado ofrece suficiente comida como para alimentarte por 3 meses, y esta es tan exquisita como para dejarte siempre con ganas de volver y comprar más.

Créeme que una vez allá, entenderás a que me refiero con lo de aventura.

9. Explora la ciudad de Ceuta

ciudad-de-Ceuta

El multiculturalismo en Tánger va más allá de sus museos y cines, ya que también tienen una ciudad española dentro de su territorio, llamada Ceuta.

Ceuta se encuentra 76 kilómetros al este de Tánger, y de distingue por ser un centro de transporte de Ferris, que parten a diario y con destino a Algeciras.

Pero eso no es todo, porque Ceuta también cuenta con su propio museo, que reúne objetos púnicos y romanos, y con una parroquia construida en el siglo 15, llamada Parroquia Nuestra Señora de África.

Un lugar que reúne la historia multicultural y la religión de Tánger. Dos en uno, ideal para un turista.

10. Visita la Gran Mezquita

Para terminar con los sitios históricos y religiosos, te recomiendo un lugar que comenzó como un templo romano en el Siglo V, pero se convirtió en una catedral tras la conquista portuguesa del Siglo VIII.

Actualmente es, como su nombre indica, una mezquita, donde los musulmanes de todo el mundo van a dedicar sus oraciones.

He ahí la razón por la que te aconsejo ir: es otra edificación con una historia interesante, y que se enriquece de la rica y variada cultura marroca.

11. Ordena algo en la Cafetería Hafa

Cafetería-Hafa

Regresemos brevemente a la Kasbah de Tánger, porque en la cima de esta hay una cafetería que te aconsejo visitar.

La Cafetería Hafa o Café Hafa es una locación muy pintoresca, que mantiene los colores pasteles y arquitecturas marrocas tan bonitas de los edificios en Kasbah.

Pero además de eso, sirven platillos y cafés a precios muy accesibles, y tienen terrazas que te permiten ver casi toda la ciudad, y los puertos que dan pie al mar azul.

Es un maravilloso lugar para descansar luego de tanto caminar. Además, sirven un exquisito café.

12. Ve a los restaurantes

Aunque la comida callejera en Tánger es bastante rica, no hay nada mejor que probar sus platillos típicos en los restaurantes.

Pero como la ciudad tiene muchos, yo te recomiendo dos: el Hotel Populaire y el Hotel Mamouina Palace.

El Hotel Populaire es un buen restaurante, pero destaca principalmente por ser autóctono. Probarás los platillos más típicos de Tánger, y quedarás bien satisfecho.

El Hotel Mamouina Palace, por el contrario, es más elegante, y más experimental con la comida, pero igualmente tiene precios accesibles y un gran servicio.

Visita uno, o visita ambos. Es tu decisión.