Cosas-para-hacer-en-Toledo-España

La mezcla de comunidades judías, islámicas y cristianas, hacen de Toledo una ciudad con un encanto mágico, lleno de leyendas urbanas y de una rica y vasta historia.
Ubicada sobre las llanuras de Castilla-La Mancha, las atracciones en Toledo van desde monumentos medievales de una ciudad amurallada hasta grandes museos.

Al estar cargada de tanta historia, Toledo se convierte en un excelente atractivo turístico que no puedes dejar de visitar en tus próximas vacaciones.

Entonces, no esperes más, dale un vistazo a esta lista, elige la ruta y prepara un equipaje ligero pues el camino es largo.

Qué ver y hacer en Toledo

  • Catedral Primada
  • Monasterio de San Juan de los Reyes
  • Puerta del Sol
  • Puente de San Martín
  • Museo del Greco
  • Mirador del Valle
  • Iglesia de San Ildefonso
  • Iglesia de Santo Tomé
  • Puertas de Bisagra
  • Puente de Alcántara
  • Sinagoga del Tránsito
  • Plaza de Zocodover
  • Mezquita del Cristo de La Luz
  • Santa María la Blanca
  • Alcázar de Toledo

1. Visitar la Catedral Primada

Catedral-Primada

Al igual que muchas otras obras, la Catedral de Toledo, también conocida como Catedral Santa María, está construida sobre una mezquita que a su vez estuvo hecha sobre una iglesia en el siglo VII.

Con una clara influencia francesa, la estructura de esta iglesia muestra un estilo gótico que llama la atención de quienes la visitan.

El título de primada se la otorgan los obispos como una manera de asignarle autoridad ante el resto de las iglesias.

Más allá del valor artístico, esta sede tiene un valor cultural y académico pues en ella se forjaron en sus inicios a muchas universidades.

Quienes deseen conocer sus instalaciones a fondo, pueden recorrerla por solo 11 euros.

Los recorridos están disponibles en cualquier horario desde las 10 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde.

2. Conocer el Monasterio de San Juan de los Reyes

El Monasterio de San Juan de los Reyes es una iglesia franciscana que fue construida durante el reinado de Isabel I de Castilla.

Está ubicado cerca del Puente de San Martín, en el oeste del casco histórico y su infraestructura impacta por su majestuosidad.

Su construcción se realizó como una forma de celebrar el nacimiento del príncipe Juan, hijo de Isabel I y Fernando II, servir como mausoleo y para conmemorar la victoria de la Batalla del Toro contra el ejército portugués.

3. Maravillarte con la Puerta del Sol

Puerta-del-Sol

Se trata de un gran portal de piedra que sorprende por su majestuosidad. Esta edificación fue construida para dar acceso a la ciudad amurallada en el último cuarto del siglo XIV y se conocía con el nombre de Puerta de la Herrería.

Está construida en piedra, sillería y mampostería, además de detalles en ladrillos y recibe su nombre gracias a unos relieves que tiene a los lados, un sol y una luna pintados sobre el friso con la escena de la entrega de la Casulla de San Ildefonso.

4. Dar un paseo por el Puente de San Martín

El puente de San Martín está ubicado sobre el río Tajo, al oeste de Toledo, desde donde se puede contemplar la majestuosidad de la ciudad, lo que lo convierte en uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad.

Este puente conecta con la judería y otras partes de la ciudad como el Monasterio de San Juan de los Reyes, es totalmente plano y está pavimentado. Está soportado sobre cinco arcos y tiene unos 40 metros de diámetro.

Es perfecto para dar un paseo romántico caminando con tu pareja, pues podrás admirar el paisaje sin obstáculos.

Una curiosidad del lugar es que en el medio del puente, justo en uno de los arcos, está la estatua de una mujer, quien era la esposa del arquitecto a cargo de la obra.

Debido a un error de cálculo, el puente estaba destinado a caer y para evitar el bochorno hacia su marido, la mujer prendió fuego a la estructura durante una tormenta, haciéndole creer a los lugareños que fue culpa de un rayo.

5. Conocer el Museo del Greco

Museo-del-Greco

El Museo del Greco es uno de los lugares de referencia obligada al hacer la lista de cosas que hacer en España.

Esta es una casa-museo dedicada al pintor manierista Doménikos Theotokópulos, quien, aunque nacido en Creta, produjo la mayor cantidad de obras en Toledo.

Entre las obras más importantes están “Apostolado”, “La Vista y plano de Toledo” y “Las lágrimas de San Pedro”.

Este museo fue recientemente renovado, por lo que actualmente luce como un espacio fresco, perfecto para mostrar la obra del artista.

6. Ver el paisaje desde el Mirador del Valle

Ubicado en la carretera de circunvalación, en los acantilados sobre el río Tajo, se encuentra este hermoso lugar desde donde podrás admirarla ciudad en todo su esplendor.

Si la vista desde el Puente San Martín no es suficiente, los turistas pueden ir a este mirador, desde donde pueden admirar la ciudad entera.

Aunque de día se pueden divisar el Museo del Greco y la catedral, entre otras cosas, de noche la vista te dejará con la boca abierta.

7. Entrar a la Iglesia de San Ildefonso

Iglesia-de-San-Ildefonso

Ubicada en el casco histórico de Toledo, la iglesia de San Ildefonso es uno de los lugares históricos con más renombre de la ciudad.

Considerado como el mayor templo barroco de la ciudad, posee una belleza indescriptible. La tarifa general son 3 euros pero los niños menores de 10 años y los religiosos acreditados tienen entrada gratuita.

8. Visitar la Iglesia de Santo Tomé

Con una combinación de diseño gótico y morisco, dos altares barrocos y una fuente bautismal que data de los años 1300, la Iglesia de Santo Tomé es una de las iglesias con mayor atractivo para los turistas.

Sin embargo, lo que a la mayoría de las personas les atrae de este lugar, es la pintura renacentista “Entierro del Conde de Orgaz”, realizada por El Greco en 1580.

9. Sorprenderte con las Puertas de Bisagra

Puertas-de-Bisagra

La ciudad de Toledo tiene dos puertas llamada Bisagra. La más antigua fue construida en los años 900, se le conoce como Puerta Antigua o Puerta Alfonso VI y está hacia los lados de la llanura.

Fueron construidas por los árabes cuando inhabilitaron la ciudad durante el último siglo.

La Bisagra antigua da acceso al interior del casco histórico de la ciudad ya que en los tiempos en el que la ciudad estaba bajo el dominio islámico, era la entrada principal.

Posteriormente se construyó La Nueva Puerta, formada por dos cuerpos independientes unidos por muros que forman un patio entre ellos.

Su nombre deriva del término en árabe “Bab-Shagra” y el exterior está compuesto por un arco del triunfo, acompañado por dos torres semi circulares, coronado por un escudo de armas.

10. Admirar el río Tajo al cruzar el Puente de Alcántara

Al atravesar la Puerta de Alcántara se encuentra este puente, desde donde se puede apreciar el río Tajo, por lo que tu cámara de viaje te dejará captar hermosos recuerdos al recorrer su trayecto.

Situado justo a los pies del Castillo de San Servando, su estructura ha tenido diversas modificaciones.

Su importancia en la ciudad radica en que era el paso obligatorio para los peregrinos pues daba a la entrada de la ciudad en el medioevo.

11. Descubrir la Sinagoga del Tránsito

Sinagoga-del-Tránsito

Caracterizada por ser una pieza distintiva de la arquitectura mudéjar, la sinagoga del Tránsito,  más tarde se convirtió en una iglesia y hoy es parte del museo sefardí, donde se puede conocer la historia judía de España.

Este templo está construido en el edificio hispanojudío más importante de España y es considerada la más bella y mejor conservada sinagoga del mundo.

12. Dar una vuelta por la Plaza de Zocodover

Una de las más importantes plazas de Castilla-La Mancha es la Plaza de Zocodover, ya que por muchos años actuó como la plaza mayor de Toledo.

Esta plaza no siempre tuvo el mismo nombre. Se ha llamado Plaza del Pozo, Plaza Real, Plaza Zocadeña y en Junio de 1813 se le denominó Plaza de la Constitución, tal como reposa en una de sus placas, hasta que finalmente, en 1945, quedó su nombre actual.

Al servir antiguamente como centro de intercambio de provisiones y enseres, poco a poco se fue convirtiendo en un mercado de ventas de mercancías pero sobre todo de bestias. Actualmente, se hacen espectáculos, bailes y conciertos también.

13. Maravillarse con la Mezquita del Cristo de La Luz

Mezquita-de-Cristo-de-La-Luz

La mezquita de Cristo de La Luz es el edificio histórico más antiguo del casco histórico de Toledo.

Anteriormente era conocida como mezquita de Bab-alMardum y de las 10 que llegó a tener Toledo, es la que está en mejor estado.

14. Entrar a la sinagoga Santa María la Blanca

Santa María la Blanca es un templo construido en 1180 y que siguió como tal por 211 años, hasta que fue expropiada y convertida en una iglesia.

Este es el edificio de sinagogas intactas más antiguo de Europa y que al no haber más comunidad judía desde la expulsión, se convirtió en una iglesia que hasta ahora no ha sufrido renovaciones.

Se encuentra entre la Iglesia San Juan de los Reyes y la Sinagoga del Tránsito, en el casco histórico de Toledo.

15. Dar una vuelta por Alcázar de Toledo

Alcázar-de-Toledo

Ubicado en el punto más alto de Toledo, en una colina de 550 metros junto al Tajo está este edificio de mediados del siglo XVI.

Aunque Alcázar significa fortaleza, la idea original era una residencia real para Carlos V, pero para cuando estuvo lista, la corte se había mudado a Madrid, por lo que se designó al lugar de retiro de las reinas viudas.

Otras versiones indican que fue construida en la parte más alta de la ciudad por mera estrategia militar.

En el interior hay un museo del ejército con armas, cuchillos, espadas, medallas, entre otras cosas que datan del siglo XIX.