como-escoger-el-equipaje-de-viaje

¿Viaje en puertas y os ha agarrado sin el equipaje ideal? Pues, vale, deteneos un segundo y mantened la calma que no hay que correr a por él. Todo lo que necesitáis saber para encontrar verdaderamente el mejor, según vuestras necesidades, os lo explico a continuación. Después de unas cuantas líneas, veréis que esta compra os será pan comido. ¡Promesa de viajera a viajeros!



¿Cuáles son vuestras opciones de equipaje?

tipos-de-maletas-de-viaje

La pieza de equipaje correcta hará que vuestro viaje sea más fácil y sin estrés, aunque os vayáis a la mismísima Patagonia, mientras que no saber cómo hacer una gran elección os traerá muchos conflictos especialmente en el aeropuerto.

Hay quienes lo hemos aprendido a la marcha, con un montón de errores y anécdotas viajeras, pero, vamos, que me hubiese encanto no pasar por eso y saber qué era lo indicado desde el principio.

La forma de empacar depende en gran medida de a dónde estáis viajando, a vuestro presupuesto de viaje y al tiempo incluso que estaréis en el destino. Al viajar en avión, por ejemplo, algunos boletos incluyen el privilegio de incluir un equipaje facturado, pero de no ser el caso es probable que no deseéis pagar la tarifa de este que suele ser un poco alta. Entonces estaréis limitados a un equipaje de mano y un artículo personal más pequeño, como una mochila, y os la tendréis que ingeniar con ello.

Equipaje facturado

equipaje-registrado

Por lo general, los vuelos internacionales admiten este tipo de equipaje mientras que hay muchísimas otras ocasiones más en las que tenéis que pagar por él aparte. En cualquier caso, no hay que fiarse demasiado con él, es importante prestar atención a los límites de peso establecidos para las maletas facturadas.

No es del todo estándar, cada aerolínea establece límites diferentes de precio y cada una tiene un monto establecido que cobra en caso de que vuestra maleta se exceda. En lo otro que especial atención es en las dimensiones de este equipaje porque también está limitado.

Hay a quienes les gusta velar por la seguridad de sus pertenencias valiéndose de un candado, si ese es vuestro caso, es importante que os aseguréis de usar uno que esté aprobado por la TSA y que pueda abrirse con una llave universal. Quizá os pueda parecer eso inseguro o contradictorio, pero la razón es que los agentes de la TSA están autorizados a romper cerraduras para inspeccionar bolsas si sus llaves no pueden abrirlas.

Equipaje de mano

equipaje-de-mano-registrado

Por lo general, la mayoría de los set de equipaje incluyen una maleta con las medidas que debe tener un equipaje de mano. Y es que en lo que a este tipo de equipaje respecta, también existen limitaciones de medidas y peso que varían de una aerolínea a otra.

Lo ideal es consultar estas limitaciones de antemano ya sea por la línea de atención al cliente de la aerolínea o en su sitio web, ya que, aunque cuentan con una pequeña maqueta del compartimiento de la cabina de referencia frente a la línea de check-in, en el aeropuerto, eso no servirá de mucho a la hora de empacar. Es mejor saberlo desde mucho antes, de todas maneras, una buena regla general es comprar una bolsa de no más de 55 cm x 35 cm x 22 cm.

 

¿Costados duros o blandos?

 

equipaje-duro-o-blando

Ya tenemos claro qué tipo de equipaje es el que nos viene mejor según cual situación, pero aún nos queda mirar un par de cosas más como, por ejemplo, ahora ha llegado el momento de decidir si deseamos que la maleta sea de lados suaves, es decir, de lona o cualquier otro tipo de tela resistente, o si deseamos que tenga ambas caras duras, que puede ser de plástico difícilmente vulnerable.

En el caso de los que se decantan por la segunda opción, normalmente la razón es que les da mayor sensación de seguridad. Me refiero a que el hecho de que ambas caras sean de carcasa dura les hace sentir una máxima protección contra los golpeos y jaloneos continuos que pueden presentarse desde el carrito de equipajes hasta la cinta transportadora. Y sí que es cierto que, por lo general, este tipo de carcasas están pensadas para proteger vuestras pertenencias de ser aplastadas en el proceso.

Si no soléis llevar cosas frágiles como botellas o frascos, por ejemplo, os puede venir bien los equipajes blancos. Pero que, vamos, por blandos no queremos decir que no puedan proteger otras pertenencias de valor como tabletas, móviles e incluso joyas. Tienen una ventaja importante y es que se pueden moldear a medida que se van llenando por lo que muchas veces pueden incluso albergar cosas de más volumen que las duras.

Un consejo para la compra de equipaje duro

equipaje-duro

Muchos de los compradores de este tipo de equipaje suelen fiarse y dar todo por sentado creyendo que la seguridad es intrínseca de este modelo en general. Esto no es del todo así, y suele ocasionar muchas desilusiones.

Por esta razón, lo ideal, si os decidís a ir a por un equipaje de costado duro, es que os aseguréis de ir a por una pieza de alta calidad. Los modelos demasiado baratos y mal fabricados tienden a agrietarse y romperse después de exponerse a muchos golpes o al cargar mucho peso. Cuando se trata de maletas duras de calidad, la historia es completamente diferentes porque, además, suelen venir en diferentes niveles de espesor que ofrecen diferentes grados de protección.

¿Empujar, tirar o transportar?

Esta es una elección que debe tener tanta prioridad como muchas otras características del equipaje porque está directamente ligada a la comodidad que tendréis al llevarla. A ver, debéis escoger cómo lidiaréis con el peso que habéis puesto en vuestra maleta.

Por fortuna, en la actualidad, la gran mayoría de las maletas vienen con ruedas incorporadas y asas telescópicas, por lo que llevarlas no suele ser mayor problema o representar demasiado esfuerzo. No importa si se trata de vuestro nuevo equipaje Victorinox, de la típica bolsa de lona o de una maleta dura o suave, da igual, el peso aumentará muchísimo y debéis poder lidiar con él.

Ayuda mucho pensar en situaciones extremas, por ejemplo, imaginaos que vais tarde y que tenéis que mover vuestro equipaje del terminal A al F, más os vale contar con ruedas y un mango largo que pueda ayudaros a correr para llegar a tiempo. Por lo general es más ideal un modelo que podáis empujar en lugar de tirar, esto os puede evitar un par de molestias y ayudaros a sentir más liviano el peso mientras corréis dentro del aeropuerto.

En el caso del equipaje que lleváis en la espalda o en la mano, es ideal contar con correas que distribuyan cómodamente el peso de la bolsa y que sean lo suficientemente resistentes como para no desprenderse del cuerpo de la maleta cuando ésta carga mucho peso.

Personalizad vuestra bolsa

No es raro que haya más de una maleta con el diseño y el color de la vuestra, en especial si es de color negro. Esto es bastante tétrico cuando hay al menos unas tres o cuatro maletas súper parecidas en la cinta de equipaje porque seguramente bajaréis una de la cinta para luego encontraros con la desilusión que es la vuestra.

Para evitar todo tipo de confusiones, lo mejor es que, seáis viajeros frecuentes o no, escojáis una maleta que se pueda diferencia con mayor facilidad, lo recomendable en este caso es darle un toque personal y escoger un patrón de colores o estampado que vaya con vuestra personalidad y que podáis distinguir con facilidad del resto.

Al comprarla, también podéis agregar algún otro detalle distintivo, bien pudiera ser una etiqueta o una cinta de algún color, hay parches también que se ven muy bonitos y que pueden además representar algo. Por ejemplo, muchos viajeros suelen adherirle a su maleta un parche con la bandera de cada país nuevo que visitan, ¿os mola esta idea? La idea es que se vea muy vuestra.

Empacad vuestros objetos de valor y líquidos

En el caso del equipaje de mano o de vuestra mochila Northface de mochilero, también hay que pensar bien cómo empacar las cosas de valor, como joyas y aparatos electrónicos. Por lo general, suelen pedir que se saquen del equipaje para escanearlos por separado por temas de seguridad, por lo que será ideal guardarlos de forma que no sea incómodo o tedioso guardarlos y sacarlos una y otra vez, una buena opción es valerse de los bolsillos que son fáciles de acceder.

Elegir la maleta correcta

Principalmente hay tres factores que determinan cuál es la maleta correcta: el tamaño, la movilidad y la durabilidad. Debe tener el tamaño perfecto para guardar tanto como necesitéis, sin ser demasiado grande, al punto de no caber en la cabina del avión porque entonces ya perdería el sentido. Las asas y ruedas facilitan el caminar y una construcción resistente podrá soportar los rigores de los viajes.