mejores-botas-de-esquí

Cuando practicas esquí no nada peor que usar botas que no te quedan bien o que simplemente te resultan incómodas. De hecho, tener las mejores botas de esquí es tan importante con los propios esquís o tener el casco adecuado.

Lo bueno es que, actualmente, las botas modernas están mucho mejor pensadas en el rendimiento y la comodidad, así que ahora es más fácil escoger las de este invierno.

¿Cuáles son las mejores botas de esquí?

Las consideraciones son muchas y nombrar un par de botas que se lleven solitas el premio de las mejores es complicado. Pero resumiendo, te podemos decir que las botas deben ser resistentes y bien diseñadas para dar excelente soporte a tus talones y un control perfecto de los esquís.

Pero, al mismo tiempo, tienen que ser cómodas y adaptarse correctamente a tus pies, su forma, tamaño y anatomía. Recuerda que el flex debe ir acorde a tu nivel de habilidad.

En esta comparativa verás modelos que se adaptan a ese ideal de bota cómoda, resistente y de calidad.

A continuación, os presentamos las mejores botas de esquí:

1. Botas de esquí Alltrack Rossignol Pro 100

Se trata de un modelo unisex de alta calidad hecho para los más exigentes, ya que cuenta con niveles de ajuste muy precisos. Por ejemplo, incluye 4 micrométricos, tirador de solapa para el empeine y cinta de Velcro en la caña para un ajuste bastante cómodo que incluso podrás hacer con tus guantes puestos. También, al tener nivel de Flex 100 resultan muy cómodas descensos a tope, sobre todo para los usuarios más avanzados.

Sobre la adaptabilidad a los terrenos y versatilidad, estas botas van fenomenales para nieve dura, nieve polvo o hasta fuera de pista y en esquí alpino. Otro aspecto genial es que el modo de caminata va de maravilla, con tirador en el talón que libera mucho la bota, dando toda la comodidad necesaria para caminar sin los esquís. Son super cómodas y también calientes.

2. Botas de esquí Rossignol Alltrack 90

Con un exterior de poliuretano, puedes estar seguro de que estas botas soportarán bastante desgaste y un uso frecuente. Al mismo tiempo, su nivel de Flex 90 te da excelente comodidad y capacidad para manejar los esquís incluso en descensos a alta velocidad.

En cuanto a los ajustes, estas botas cuentan con hebillas diagonales hechas con aluminio 100%, 4 micrométricos y te permiten un ajuste de los dientes de hasta 3 posiciones diferentes. Por esto vienen bien para esquiadores intermedios y avanzados que necesitan botas para montaña en todo tipo de superficie.

Sobre el peso y comodidad, cada bota pesa un total de 2.13 kg y también cuenta con un modo de caminata para esos momentos en los que no vas sobre tus esquís.

3. Botas de esquí Hawx Atomic Magna 80

Par de botas con un índice de flexión de 80, lo cual quiere decir que son bastante flexibles y fáciles de manejar en toda condición. También significa que irán super cómodas para los principiantes, ya que son bastante más fáciles de manejar si todavía no tienes tanta pericia con los esquís. Sin embargo, viene bien para muchos niveles de esquí.

Están hechas con polietileno, garantizando durabilidad y resistencia. Cuentan con 4 ganchos micrométricos para darte un ajuste excepcional y pesan apenas 1.8 kg. Su horma tiene un tamaño de 102 mm y está diseñada para pies anchos gracias la zona easy-step in y una lengüeta ancha.

4. Botas de esquí Head FX GT

Gracias a sus 4 hebillas micrométricas puedes ajustar las botas cómodamente para darles la sujeción necesaria. Una muy buena ventaja es que, aparte de su horma de 106 mm, estas botas también tienen el sistema de Easy Entry para acomodar bien tus pies y calcetines de esquí en la parte interna. De igual modo, incluyen plantillas ergonómicas que le añaden todavía más comodidad y suavidad al conjunto.

Sobre su nivel de flexión, tienen el nivel Flex 50, lo cual se traduce en una flexibilidad bastante suave. A su vez, el sistema de hebillas tiene correa Power Strap que ofrece mejor fijación, así como un trinquete de 28 mm para un buen ajuste.

En cuanto al interior, tiene forro polar para aislamiento adicional y suela interna de ACP.

5. Botas de esquí Head FX GT W

Diseñadas para mujeres que prefieren el diseño clásico en negro, este par de botas ofrecen todas las características de las botas de alta calidad. Cuentan con las ya acostumbradas 4 hebillas de microcierre la parte trasera para dar la mejor adaptación a las medidas de la usuaria, así como el sistema Easy Entry patentado por la marca que facilita el calce del pie dentro de la bota.

Sobre la parte interna, cuentan con un interior de ACP con lengüeta asimétrica y plantilla ergonómica que se adapta de forma magistral a tus pies y dedos, así como forro polar que da bastante calorcito.

Al mismo tiempo, tienen Flex 50, por lo que pueden bien ser la mejor opción para las esquiadoras principiantes.

6. Botas de esquí Roces Idea Free

Hechas para chicas, estas botas regulables son perfectas porque pueden acompañar a la niña durante un par de años mientras su pie se va desarrollando y creciendo. Es que cuentan con sistema regulable que permite variar la longitud de las botas, te pueden dar un rango de tallas entre la 22.5 y 25.5.

También tienen 3 hebillas ajustables que permiten una fácil adaptación de la bota. Sin embargo, ten en cuenta que, en comparación con otras marcas del mercado, sus medidas resultan un poco más grandes en realidad Tenlo en cuenta al escoger.

Sobre el peso, las dos botas tienen un total de 2.97 kg, ideal para los más pequeños.

7. Botas de esquí Salomon X Pro 100

Para los profesionales

Saca tu casco de esquí profesional porque estas botas están hechas para los expertos que saben cómo sacar el máximo de sus botas y esquís. Este es un modelo de Flex 100 para los esquiadores avanzados, horma de 100/106 mm para mejor adaptabilidad y carcasa regulable de poliuretano y poliamida.

Por su parte, el revestimiento interno es de espuma térmica e impresión 3D que, juntas, ayudan a evitar los problemas de presión inadecuada en los pies. El pivote a los lados es extra amplio y de 24 mm, permitiendo un mayor torque, precisión y transmisión de la energía y velocidad.

Tienen 4 hebillas de micro ajuste y correas de Velcro de 35 mm.

Los factores clave antes de comprar botas de esquí

Comprar unas buenas botas de esquí no suele ser tan complicado si sabes cómo buscar. Se trata simplemente de escoger algún modelo que soporte correctamente el uso que le vas a dar a las botas dependiendo de la disciplina que practiques. De igual forma, pensar en tu talla, tu anatomía y estilo de esquiar también son fundamentales para hacer una buena elección.

Calidad

Obviamente lo primero es dar un vistazo a la calidad general de las botas en cuestión. Ten siempre como regla básica que las más baratas del mercado no suelen ser demasiado duraderas y, peor aún, ni siquiera son tan cómodas. Por eso siempre te recomendamos que, más que buscar las más asequibles, intenta dar con las que te ofrezcan la mejor relación calidad precio. Así tienes mayor seguridad en que las botas serán de mayor fiabilidad.

Marca

La ventaja de confiar en alguna marca en particular no solo tiene que ver con las garantías o con el hecho de tener el respaldo de una empresa ya consolidada. También se trata de que las empresas suelen mantenerse con diseños bastante similares, por lo cual los van perfeccionando y mejorando con el tiempo. De esta manera, las nuevas versiones de botas siempre tienen alguna ventaja o característica adicional que merece la pena aprovechar.

Al mismo tiempo, suelen trabajar con materiales mejorados para poder ofrecer esa serie de ventajas, así como tecnologías nuevas que logran mejores resultados. Es lo mismo que sucede con otros accesorios del deporte como gafas de esquí, cascos, guantes y demás.

Precio

Aunque podemos decir con total responsabilidad que las botas menos costosas no son necesariamente las peores y que las más caras no son siempre las mejores, no es erróneo pensar que el precio suele ser una buena guía en cuanto a la calidad de las botas para esquiar, los materiales usados y la durabilidad y comodidad en general. Así que, cuando veas los precios, detalla bien qué es lo que hace que una bota sea más cara o más barata y normalmente notarás que varía mucho en función de los materiales usados y, por supuesto, la marca.

Las características que deben tener tus nuevas botas de esquí

nuevas-botas-de-esquí

Bien, una vez que encuentres unas botas que veas que tienen buenos materiales, una marca de confianza y un precio que se ajuste a tu bolsillo, es momento de fijarnos en las características propias de la bota, más allá del mercadeo, los precios o los materiales. Estamos hablando sobre lo que las hacen aptas para una disciplina u otra del esquí, su comodidad, aspectos de seguridad como las correas de sujeción o hebillas y más.

El nivel de habilidad

Lo primero que tienes que considerar es tu nivel de habilidad. Es que escoger las botas en función de tu experiencia es fundamental para que la bota se convierta en una ayuda a tu rendimiento, en un aliado perfecto que te haga sentir cómodo y seguro, al mismo tiempo que te permita mantener un buen balance y seguir mejorando tu técnica.

Todo esto se debe a que, según tu nivel de habilidad, necesitarás una bota con cierta flexión, forma y funciones específicas. Por ejemplo, los principiantes o quienes simplemente no tienen tanta habilidad, irán mejor con botas suaves con mucho flex, ya que son las que menos castigan al usuario por los errores.

Por otra parte, las botas de esquí más rígidas son ideales para esquiadores profesionales, ya que responden mucho mejor a las habilidades avanzadas y la experticia de los más expertos. Eso sí, no te perdonan los errores.

Flexibilidad y rendimiento

Primero que nada, entendamos un poco el tema de la flexibilidad, flex o flexión. Esto se refiere a la presión que hay que ejercer sobre la bota para poder doblarla y moverla. Dicho esto, mientras más alto clasifica la bota en el rango de flexión, más rígida será. A su vez, esta flexión viene dada directamente por los materiales de la bota, el tipo de construcción y la cantidad de cierres y fijaciones que tiene.

El hecho de que las botas de esquí más rígidas sean mejores para los esquiadores avanzados tiene que ver también con que este tipo de botín da un mejor rebote y control sobre los esquíes, con mayor precisión en cada movimiento. Al contrario, las botas suaves dan más espacio y posibilidad al esquiador para girar y curvar las botas sin demasiada precisión ni control, haciendo todo más fácil.

Revestimiento de botas

El revestimiento está allí para cumplir con dos propósitos: darte mayor comodidad en la parte interna de la bota y también ofrecer temperaturas más cálidas. También es cierto que te pueden ayudar a mejorar en cierta medida tu rendimiento en la nieve, ya que, mientras mejor se acoplen a la forma de tus pies, mejor control tendrás sobre las botas y esquíes, así como una sensación más natural.

En este sentido, presta especial atención al tipo de revestimiento que tienen tus botas, si es rígido y tiene una sola posición, por así decir, o si por el contrario, es amoldable y se ajusta a la forma específica de tus dedos y pies. Dicho esto, lo mejor es optar por los revestimientos amoldables o de inyección de espuma, que son las más cómodas. Solo recuerda que esta elección seguramente aumentará el costo de las botas.

Correas y hebillas

Aunque esta parte está hecha específicamente para mantener la bota ajustada a los pies, recuerda que, si están demasiado apretadas o cierran con demasiada fijación, pueden restarles confort a las botas y hacerlas más incómodas para ti. Por eso, prueba siempre bien las botas para asegurarte de que queden bien sujetas, pero sin restarte comodidad.

Peso

En el caso de las disciplinas menos dinámicas y de menos movimientos como el esquí de fondo o de travesía, recomendamos siempre escoger las botas de esquí lo más ligeras posible. Es que, al contrario del esquí cuesta abajo, este tipo de disciplinas no requieren de botas de tanto peso. Cuando vas cuesta abajo las botas pesadas son más recomendadas porque llevan un estilo más fluido y dinámico, así que viene mejor el soporte dado por las botas pesadas.

Modo de caminata o escalada

¿Qué pasa cuando tienes que caminar entre sesiones de esquí, pero obviamente no te quieres quitar las botas por lo laborioso que resulta? Pues, desde hace un tiempo, las botas de esquí han estado incluyendo una función llamada el modo de caminata o de senderismo.  Es que últimamente el estilo de esquí combinado ha ido en aumento y la gente cada vez lo practica más, así que las botas que te permiten esquiar y caminar son de las más cómodas que hay.

Este mecanismo de modo de caminata se activa al liberar los soportes, lo cual permite al esquiador pararse erguido y doblar sus tobillos para caminar.

Tipos de botas de esquí

Como has podido ver, no todas las botas de esquí tienen las mismas características y, por ende, no todas son iguales ni sirven para lo mismo.

  • Botas de esquí alpinas

Este el estilo de bota de esquí ideal para ir cuesta abajo, por lo cual son las botas más comunes e idóneas para quienes van a los resorts de esquí a practicarlo como deporte recreacional bajando la cuesta y usando los esquíes y botas simplemente para mantener la dirección.

  • Botas de esquí para travesía

Son más ligeras que las botas alpinas y tienen el llamado modo de caminata, con el que liberas los soportes y puedes usarlas para escalada con mayor flexibilidad.

  • Botas de esquí de fondo

Este tipo de esquí es una mezcla de prácticamente todas las disciplinas de esquí, ya que tiene parte de carreras, de travesía, de cuesta abajo o hasta de deslizarte por la nieve gruesa o nieve polvo. Para poder darte toda esa versatilidad, este tipo de bota tiene un talón que no conecta directamente con el esquí, sino que van sueltas, así que en vez de moverte de lado a lado, tienes que colgar hacia el frente para poder avanzar.

  • Botas de esquí estilo Telemark

Este estilo de esquí es único, dando un paso amplio con el pie, más un movimiento de la rodilla al esquí. Para este tipo de disciplina, las botas de Telemark tienen un seguro que ajusta la parte frontal y un cable ajustable en la parte trasera que se puede soltar para ciertos terrenos y apretar de nuevo para ir cuesta abajo.

Escogiendo la talla adecuada para tus botas de esquí

La selección de la talla es algo tan importante como escoger en base al tipo de esquí que practicas o incluso los materiales. Es que la talla determinará en gran medida la comodidad que tendrás en tus botas y tu experiencia en general al esquiar.

Por lo general, estas botas usan las medidas Mondo. Este es un sistema que mide la suela interna de la bota en centímetros y te permite escoger un poco más fácil si sabes la medida de tus pies. Como recomendación, puedes comprar un par de botas que te queden un poco ajustadas, dado que, con el tiempo, todo calzado termina cediendo y amoldándose mejor a la forma y tamaño de tus pies.

Los problemas más comunes de las botas de esquí y sus soluciones

botas-de-esquí

Específicamente en lo que se refiere al ajuste y entallad de las botas hay un par de cosillas que vas a notar con los primeros usos y que debes considerar:

  • Presión en las espinillas

Si la bota genera demasiada presión en la zona de las espinillas, tendrás hematomas y moretones. Esto lo soluciones colocando menos tensión en las correas y cierres de ajuste de tus botas de esquí. También hay quienes usan un levantador del talón que ayuda a aliviar un poco esa presión que se presenta en las espinillas.

  • Presión en el talón

Cuando la presión en esta zona es desigual, se pueden generar bultos o inflamaciones localizadas que resultan bastante molestos. Una buena manera para solucionar esto es colocando un poco de acolchado adicional en la zona del talón en la parte interna de la bota. Así será un poco más cómodo y evitarás esta presión.

  • Presión en los pies

Así como con cualquier otro tipo de calzado, las botas de esquí no tienen por qué generar molestias en los pies debido al exceso de presión. Si te sucede, puede ser que la horma sea muy pequeña para ti y la solución no es otra más que comprar un par de botas nuevas. Aunque hay gente que prefiere estirar un poco la carcasa de sus botas actuales para adaptarlas, pero esto no es tan sencillo ni confiable.

  • Presión en los dedos

Cuando las botas te generan una presión excesiva y desigual en la zona de los dedos, generalmente se produce lo que se conoce como el juanete de sastre. No es más que un juanete que comienza a crecer detrás y a un lado del dedo pequeño del pie, el cual puede resultar doloroso y bastante molesto si se deja sin tratar.

La solución más fácil y efectiva es colocar plantillas personalizadas para esta zona o también ampliar un poco la carcasa de la bota. De todas formas, si tienes este problema siempre te aconsejamos que también visites a un médico para que te evalúe el juanete, puesto que si se deja sin tratar puede generar complicaciones. ¡Ten precaución!

Preguntas y dudas más frecuentes sobre las botas de esquí

A pesar de todo lo ya cubierto en este artículo, seguramente todavía te quedan algunas interrogantes sin contestar, así que ahora contestaremos algunas de las más comunes:

💡 ¿Qué son las botas de esquí?

Es un tipo de calzado diseñado específicamente para el deporte del esquí. Así como hay botines de futbol, de básquet o de golf, también es necesario contar con las botas adecuadas para conducir correctamente los esquís. Básicamente se componen de una cubierta o carcasa dura y un revestimiento interno suave y acolchado.

También tienen acoples para conectarlas a los esquís con facilidad y así poder controlarlos efectivamente y con comodidad.

💡 ¿Cómo deberían quedarme las botas de esquí?

Lo ideal es que la bota se ajuste a tus pies de la forma más segura y apretada posible, pero sin machacarlos ni causar molestias o incomodidades. De hecho, un ajuste apretado es sinónimo de buen rendimiento.

A su vez, el talón debe darte el soporte necesario para apoyarte cómodamente y los dedos deben tener espacio para darles un movimiento libre. Luego de que ya hayas colocado los pies cómodamente, procede a asegurar las hebillas y correas.

💡 ¿Cómo amoldar las botas de esquí a mis pies?

Cuando se trata de botas de gama alta, el proceso suele ser sencillo, rápido e indoloro. De todas formas, siempre es bueno usar las botas al menos un par de veces una semana antes de que vayas a esquiar. Esto te ayudará a suavizarlas.

💡 ¿Cómo debería almacenar mis botas de esquí?

Ten en cuenta que, aunque estén hechas para soportar el desgaste fuerte y las condiciones ambientales más rudas, también tienes que guardarlas en sitios aptos. En nuestra opinión, lo ideal es que, una vez acabado el invierno, las laves con agua tibia y jabonosa, las dejes secar fuera por unos 3 o 4 días y luego las guardes en una bolsa para botas de esquí en un lugar seco.

💡 ¿Cuál es la mejor manera de secarlas?

Siempre que termines de esquiar debes dejar que las botas se sequen por completo, ya que muchas veces el agua puede quedar atrapada adentro, aunque no lo parezca. Desarma la carcasa, extrae los revestimientos internos y colócalos a secar, preferiblemente con un ventilador para acelerar el proceso. No es recomendado hacerlo en secadora.

💡 ¿Cuánto tiempo pueden durar unas botas de esquí?

Como con todo, siempre es importante ver el uso real que se le da a las botas para poder saber cuánto durarán. Y, aunque no hay un estimado real para toda bota, lo cierto es que un par de buena calidad, con uso agresivo de esquí cada año, te puede durar a lo sumo unos 3 o 4 años. Ahora bien, si esquías de forma recreacional cada cierto tiempo, tienes botas de alta calidad y las y cuidas bien, te pueden durar toda la vida.

💡 ¿Qué hacer con mis botas esquí viejas?

Dependiendo de la condición de las botas, muchas veces las puedes donar, pero si están muy desgastadas, puedes reciclarlas e incluso convertirlas en otras cosas si eres creativo. Desde materos hasta soportes de lámparas y botellas de vino.