Consejos-Para-Evitar-Dolor-de-Espalda-Mientras-Viajas

Cualquier viajero frecuente podría afirmar que en algún momento o durante algún viaje ha presentado un incómodo dolor de espalda.

A pesar de que los largos viajes por carretera o por avión predisponen mucho a esta situación, hay muchos consejos de viaje que puedes seguir para disminuir la probabilidad de presentar dolor de espalda durante el vuelo o en la carretera, arruinando tu paseo o visita laboral.

Existen varios tips que puedes tener en mente cuando viajes, unos previos al viaje y otros para que los apliques durante el mismo. En el siguiente apartado conocerás algunas estrategias muy útiles para evitar el dolor de espalda

1. Conserva tu rutina de ejercicios

rutina-de-ejercicios

Tener músculos fuertes y tonificados a la hora de viajar ayuda considerablemente a evitar que luego de mantener una misma posición durante mucho tiempo, además de sentirnos incómodos,  se establezcan dolorosos espasmos y contracturas musculares.

Cabe destacar, que una vez que las fibras musculares se contraen, puede resultar un proceso bastante lento hasta restituirse su estado inicial.

Así que si vas de viaje, procura no faltar al gimnasio o entrenamientos al aire libre, ejercitar sobre todo los músculos de la columna, no solo por unos días sino desde semanas antes.

2. Procura empacar ligero

Aún para las espaldas más fuerte y musculosas, cargar con equipaje muy pesado puede provocar micro desgarros y contracturas musculares en tu espalda que afectarán el viaje notablemente.

Por ello, debes ser pragmático y empacar ligeramente al viajar, muchas veces llevamos artículos solo “por prevención” que al final ni siquiera recordábamos que estaban allí.

Del mismo modo, se recomienda elegir una maleta con ruedas para evitar cargar el peso en todo momento.

Asimismo, debes saber que al cargar un equipaje de mano hacia el compartimiento superior debes realizar movimientos de torsión, flexión y extensión de los miembros superiores, por lo que en caso de equipajes muy pesados lo más responsable es que pidas ayuda a un auxiliar de vuelo.

3. Mantén tus medicamentos a la mano

Si sospechas que el vuelo o el viaje en carretera te causarán dará dolor de espalda por alguna razón, es muy recomendable que tomes algún analgésico como Ibuprofeno justo antes de iniciar el recorrido. De ésta manera, se previene la aparición de dolor e inflamación.

No obstante, procura mantenerlos al alcance de tus bolsillos para utilizarlos como chaleco salvavidas del manejo del dolor.

4. Obtén un informe o constancia médica actual

exámen-médico

En caso de que tengas una enfermedad que amerite atención y cuidados especiales, por ejemplo una cirugía correctiva de columna, es conveniente que dispongas de un informe o constancia médica, en la cual además de exponer el estado de salud, se haga mención de las actividades que se debe prevenir realizar mandatoriamente.

En estas circunstancias y según normativas internacional, la aerolínea tiene la responsabilidad de ubicarte en un espacio con las mayores comodidades posibles al igual que alejarte de aquellos que puedan ponerte en peligro.

En caso de complicaciones, el personal médico del lugar donde te encuentres se encargará de brindarte toda la atención y el apoyo que necesites.

5. Procura sentarte derecho

La posición sedente es una de las que más estrés genera en los discos intervertebrales de la columna, para disminuir la tensión puedes colocar una almohada lumbar entre tu espalda baja y el asiento, esto ayudará a mantener la curvatura normal de la región evitando espasmos y contracturas dolorosas y te dará mayor confort.

6. Mantente en movimiento a tu al rededor

Es recomendable que no te mantengas sentado durante todo el viaje, aprovecha las paradas en medio de la carretera, o los momentos en que te autoricen a desplazarte en la cabina del avión.

Colócate sobre tus pies cada hora aproximadamente y realiza movimientos de flexión y extensión de la columna y miembros inferiores, levanta los brazos por encima de la cabeza para estirarlos y mover la espalda alta y hombros.

De igual forma, puedes mover tus pantorrillas y pies y flexionar las rodillas hacia los hombros, esto también ayuda a prevenir la formación de coágulos y trombos en las piernas, otro riesgo latente asociado a viajes largos.

7. No olvides mantenerte correctamente hidratado

hombre-tomando-bebida

Conservar un buen estado de hidratación es crucial para mantener sano y resistente los discos intervertebrales de la columna, al igual que el resto de las articulaciones del cuerpo.

Crea el hábito de beber agua suficiente durante los días previos al viaje, y aún más durante el recorrido. De esta forma, tu columna tolerará mejor las posiciones, correrás menor riesgo de hernias discales, entre otros daños potenciales.

8. Selecciona tu plan de viaje con cuidado

Dependiendo del tipo de problema que padezcas, puedes seleccionar el itinerario que más te convenga. Para algunas personas con dolor de espalda, les resulta mejor un vuelo directo o con 2 escalas como máximo, para no tener que cargar tanto peso durante los trasbordos además del estrés generado en esos momentos.

En el otro extremo, tenemos viajeros que no toleran los vuelos de larga distancia y prefieren hacer varias escalas en las que pueden caminar por el aeropuerto y estirarse para sentir aun mayor alivio.

9. Selecciona el hotel ideal

Cuando estás viajando con dolor de espalda, debes asegurarte de que hotel donde planeas hospedarte cuente con una habitación que contenga una cómoda cama o sillón de dormir, sin dejar de lado unas algodonosas y suaves almohadas.

Si el dolor de espalda limita tu capacidad de cargar el equipaje, debes verificar que el hotel cuente con elevador o en su defecto, con personal capacitado para ayudar a llevar el equipaje hasta la habitación sin que esto represente mayores esfuerzos.

10. Lleva los accesorios más acertados

accesorios-de-viaje

Aunque es importante un equipaje liviano, también vale la pena que lleves en tu equipo de viaje cualquier accesorio u objeto que brinde alivio a tu dolor de espalda como una almohada lumbar, cojines cervicales, compresas térmicas, cinturones, corrector de postura, entre otros.

En cada uno de esos casos, se recomienda conseguir las versiones viajeras de ese tipo de accesorios, ya que las mismas están prefabricadas para ocupar menos espacio y llevar menos peso, por ejemplo, las almohadas lumbares inflables son una excelente opción para llevar contigo, sin generar mucho peso ni ocupar amplios espacios.

11. Utiliza técnicas para manejar el estrés

Un si es un viaje netamente por placer, también puede acompañarse por momentos estresantes, sobre todo en los aeropuertos o terminales de autobuses.

En estas condiciones, se reconoce que el estrés genera tensión muscular que simultáneamente exacerba el dolor de espalda, así que a continuación te mencionamos algunos útiles consejos para disminuir el estrés hasta su mínima expresión:

-Llega con suficiente tiempo para el chequeo de identificación.

-Agenda detalladamente los tiempos de las conexiones, para que evites correr de puerta a puerta.

-Una vez a bordo, toma una respiración profunda, relájate en tu silla y medita, o simplemente ponte los audífonos y disfruta de buena música o una buena película.

12. No olvides consentirte

Si está en tus posibilidades, agenda un boleto en clase ejecutiva o primera clase, indudablemente esos asientos son mucho más espaciosos y cómodos que los de la clase económica, además que le otorgarán a tu espalda una cómoda superficie sobre la cual descansar y apoyarse durante el viaje.

Cabe destacar que no necesitas tener mucho dinero para adquirir alguno de estos boletos, puedes canjearlos según las millas de vuelos que tengas acumuladas con una misma aerolínea, o viajar en temporadas bajas.

Otra forma de prevenir y aliviar el dolor de espalda es con un masaje, bien sea en pequeños spa disponibles en algunos aeropuertos, o una vez que hayas llegado a tu destino. También puede resultar útil regalarte unos minutos en un asiento masajeador, mientras esperas tu vuelo o conexión.

13. Levanta el equipaje por etapas

mujer-con-equipaje

Levantar objetos o equipajes pesados en un solo movimiento puede crear mucha tensión en la columna y músculos de la espalda, es por ello que los expertos recomiendan dividir el movimiento en partes o etapas coordinadas, de manera que no se usen rangos de movimientos perjudiciales.

Por ejemplo, al necesitar levantar tu equipaje hasta el compartimiento superior de la cabina puedes en un primer movimiento, subirlo al asiento y a partir de allí, hasta el compartimiento. Es muy importante evitar movimientos de torsión del tronco mientras cargamos peso, ya están muy relacionados con lesiones de diversa magnitud.

Siempre recuerda, levanta tus maletas por partes, y además aplica los siguientes tips:

-Flexiona las rodillas, utiliza los músculos de las piernas en lugar de usar solo los músculos de la espalda.

-Evita los movimientos de torsión de la columna, voltea todo el cuerpo con los pies.

-Carga los elementos pesados lo más cercano al cuerpo posible.

-Distribuye el peso de forma equilibrada hacia cada lado del cuerpo.

-Si usas un bolso de hombro, cambia de hombro constantemente para no generar exceso de tensión en un solo lado de la espalda.

14. Otórgale un buen apoyo a tus pies

La posición de los pies al sentarnos es muy importante, aún cuando no lo parezca. Si no se apoyamos correctamente sobre una superficie firme, se genera mayor tensión en la espalda baja. Si el asiento es muy alto, puedes utilizar un posa pies, y en caso de no contar con uno, elige cualquier otro objeto a tu alcance y que pueda funcionar.

Si viajas en automóvil, es recomendable activar el piloto automático (para quienes lo disponen) y  de esta manera poder apoyar tranquilamente los pies durante el trayecto.

15. Estira tus piernas y cadera

persona-caminando

No solo cargar equipaje pesado puede afectar tu espalda, estar sentado también puede generar tensión en los músculos de la región glútea y parte posterior del muslo (conocidos como músculos isquiotibiales) y los flexores de la cadera, lo cual indirectamente afecta a la columna baja.

Por ello, seguidamente encontrarás algunos útiles y sencillos ejercicios de estiramiento:

-Estiramiento de isquiotibiales estando de pie: Inclínate hacia adelante con la cadera, piernas rectas, tratando de tocar los dedos de los pies, mantén la posición por 30 a 40 segundos.

Estiramiento de isquiotibiales estando sentado: Siéntese al borde de la silla, estire la pierna hacia adelante y apoye el talón, luego siéntese derecho y trate de llevar el ombligo hacia el muslo sin inclinar el tronco hacia adelante, manténgase por 30 segundos y luego realice 3 repeticiones por cada pierna.

-Estiramiento de flexores de la cadera estando sentado: Siéntese a la orilla de la silla, inclínese hacia adelante y lleve una pierna hacia atrás lo más posible, luego intente sentarse derecho manteniendo la pierna en esa posición por 30 segundos, repetir luego con la otra pierna.

Todo lo anteriormente expuesto comprende los más elementales, útiles y sencillos métodos de evitar que tu tan esperado viaje se arruine completamente por los efectos del recorrido.

Más allá de todo, recuerda siempre que lo más importante de viajar no es ansiar el destino, sino disfrutar del viaje que te lleva a alcanzarlo.