Consejos-Para-Preparar-Tu-Viaje-De-Mochilero

Hacer un viaje de mochilero es una experiencia única que te dejará grandes recuerdos para compartir por muchos años.

Pero vamos, que andar calle arriba y calle abajo cargando un perolero no mola, así que para no arruinar la aventura es mejor medir lo que vas a llevar a cuestas.

Equipaje ligero, un presupuesto sincero y un destino paradisíaco, serán la clave para que tu primer viaje sea todo un éxito.

A continuación les presentamos consejos para preparar tu viaje de mochilero:

1. Camina con una mochila

hombre-con-mochila-de-viaje-en-ciudad

Para que te vayas acostumbrando al peso, haz pequeñas caminatas con una mochila a cuestas, eso hará que el día del viaje no sientas que el mundo se te viene encima.

Vamos que no todos pueden ir de excursión unos días antes de partir. Si ese es tu caso, prueba cargando el equipaje usando la cinta para correr; el paisaje no es tan agradable pero funciona.

2. Haz caminatas más largas

Las caminatas más largas ayudan a desarrollar la resistencia. Aun cuando tu viaje no implique recorrer trayectos tan extensos, es buena idea irse acostumbrando.

Puedes comenzar usando un bolso de senderismo con un peso que toleres. De ahí en adelante vas colocando un peso extra que puedas soportar.

Recuerda siempre usar zapatillas cómodas aunque estas no sean zapatillas de senderismo. La idea es irte adaptando.

3. Decide tu destino

Si ya te sientes preparado para llevar suficiente peso en tu mochila de viaje, es momento de que decidas a dónde vas a ir.

El primer paso es sincerar tu presupuesto y tus habilidades. No todos los destinos para viajar están hechos para mochilear así que debes tomar en cuenta varios factores.

Elegir un destino difícil sin estar preparado puede resultar un completo desastre. Si éste será tu primer viaje, tómate tu tiempo para escoger. No se trata solo de pasar tiempo al aire libre.

4. Revisa que tengas los permisos al día

documentos-de-viaje

Bueno, bueno, ya decidiste a donde ir, ahora toca revisar la permisología que tu destino solicita.

No en todos los países existen regulaciones especiales pero es importante que verifiques que cumples con los requisitos para poder ingresar y mantenerte en el lugar mientras dure el viaje.

Algunos permisos deben solicitarse meses antes del viaje, así que asegúrate de tener esto al día antes de embarcarte.

De igual manera, algunos senderos o parques nacionales tienen regulaciones especiales, así que no está de más revisar este detalle antes de salir con tu equipo de excursión a cuestas.

También debes chequear los documentos que debes llevar a la localidad donde vayas. Para ello, usa una riñonera de viaje donde podrás llevarlos cómodamente.

El tener los documentos que necesitas al día te ayudará a optimizar tu presupuesto ya que no tendrás que afrontar gastos inesperados por multas.

5. Ten todos los suministros a la mano

Hacer un viaje de mochilero implica tener que guardar una cantidad enorme de suministros en un bolso.

Los insumos suficientes para dormir, vestirte, asearte y comer ya ocupan bastante espacio así que organizarlos en una mochila no es cosa fácil si deseas viajar ligero.

La bolsa para dormir junto a la almohadilla para dormir, la tienda de campaña, suficiente comida, un cargador portátil y un bastón de senderismo, son solo algunos de los que no deben faltar.

La lista se alarga dependiendo del destino pero lo que sí hay que destacar es que un solo suministro que falle, se arruina el viaje.

Para que esta tragedia no ocurra, es bueno que conozcas muy bien el lugar, así podrás llevar lo que necesites.

6. Empaca suficiente agua y comida

El conocer las condiciones climáticas, geográficas y económicas de tu destino, te dará una idea del tipo de comida que deberás llevar, además de la cantidad de agua a empacar.

La cantidad de agua que necesitarás dependerá de si habrá alguna fuente de agua cerca. En tal caso, podrás llevar suficientes botellas de agua para recargar en el camino.

Al trazar tus rutas, deberás calcular las botellas de agua filtrada que tendrás que empacar para que no te falle durante la travesía.

En cuanto a la comida, al ser el primer viaje es posible que no sepas calcular la cantidad que necesitarás consumir.

Recuerda que estarás gastando grandes cantidades de energía por lo que el hambre no tardará en llegar.

Con el tiempo aprenderás a calcular las porciones para que no te quedes sin comida pero tampoco lleves tanto que se te haga imposible cargar la mochila.

Los enlatados y comidas procesadas son algunas de las opciones que ocupan menos espacio y no necesitan de una preparación engorrosa.

Documéntate en línea y aprende recetas fáciles y rápidas para preparar en un camping, seguramente te serán de utilidad.

7. Invita a tus amigos

Viajando-en-grupo

Para que tu primer viaje con mochila sea mucho más agradable, compartir la experiencia con amigos puede resultar un excelente consejo.

Al unirte a un grupo y vivir una nueva experiencia junto a personas que aprecias, la aventura se magnifica y los recuerdos se multiplican.

Aunque no es necesario que viajes acompañado, si tu amigo ya ha mochileado antes, puedes nutrirte de la experiencia y evitar caer en errores comunes.

8. Familiarízate con los principios de “Leave no Trace”

Los 7 principios de Leave No Trace  o “sin dejar rastro” establecen las reglas para disfrutar del aire libre sin dejar un impacto negativo.

Estos principios son particularmente relevantes para los mochileros pues al estar en contacto directo con la naturaleza, es muy fácil dejar  un impacto negativo en el entorno que te rodea.

Respetar a la naturaleza es la premisa de estos acuerdos creados por las autoridades para minimizar el daño en el medio ambiente.

Aparte de no ensuciar el lugar, también consiste en respetar la fauna y la flora del sitio. Mientras más salvaje, más estrictos los acuerdos.

De los 7 acuerdos, los más preciados son: llévate todos tus desechos y deja intacto lo que veas.

9. Cuéntale a alguien de confianza dónde estarás

Deja que alguien sepa donde estarás, sea o no tu primer viaje, familiares o amigos cercanos deben conocer tu ruta.

Aunque lleves tu móvil cargado, un GPS, mapa o un guía especializado, es importante que alguien más conozca tu ubicación en caso de imprevistos.

Debes tomar en cuenta que será más fácil notificarles a los organismos de rescate en caso de emergencia si alguien sabe tu ubicación.

10. Sé flexible

Aunque hayas planeado tu viaje con anticipación, debes considerar aspectos que no están bajo tu control y que podrían alterar tu itinerario.

Si algo de ello lograra a cambiar los planes, sé flexible. La naturaleza es incontrolable así que lo mejor es que te adaptes a ella.

11. Construye tu propio arsenal de equipos

accesorios-de-viaje

Para el primer viaje de mochilero las emociones se descontrolan y quieres llevar cualquier implemento que veas en la tienda.

Además de lo esencial, seguramente querrás comprar una cámara de viaje último modelo, el bolso de moda, botas de escalada especiales y un sin número de implementos que no necesitarás.

La experiencia indica que ese montón de utensilios no los volverás a utilizar así que lo mejor es surtirte de lo básico en el primer viaje e ir sumando equipos poco a poco en base a la rutina.

Este método, además de hacer el equipaje más ligero y llevadero, te ahorrará unos cuantos euros.

Si tu presupuesto es bajo, pide prestado el equipo de un amigo o alquila uno, así te asegurarás de contar con lo necesario sin una inversión muy grande.

12. Prueba tu equipo

Siempre debes probar el equipo en casa, conocerlo y familiarizarte con él.

Puede que vayas a hacer una escalada de día pero también cabe la posibilidad de que caiga la noche y no estés preparado.

Lo peor que puede ocurrirte es estar en medio de la noche y no saber cómo armar la tienda de campaña, encender una fogata o utilizar la linterna.

13. Lleva un registro de lo que empacas

La primera vez llevarás más implementos de los que necesitas aunque no quieras, si haces un registro de lo que empacas, te será más fácil la próxima ocasión saber lo que es útil y lo que no.

Suele suceder que la primera vez deseas llevarte hasta el gato en la mochila pero de a poco vas a ir aprendiendo a desprenderte de algunos objetos que no son tan necesarios.

14. Compra y Usa La Ropa Adecuada

La comodidad es un aspecto muy importante cuando viajas de mochilero. Pasar horas y horas caminando con unos zapatos incómodos o una ropa sudorosa no mola.

Puede que algunas aventuras locales te exijan una vestimenta específica pero en general, la comodidad marca la tendencia. Presta atención al material y a la calidad de la que está hecha.

Ah! No te olvides de la ropa interior, ésta hará que rindas más o rindas menos durante la caminata. Ésta debe estar hecha de algodón para contribuir con la transpiración.

De igual forma, un impermeable para una lluvia imprevista, medias de lana extra, gorra, lentes, piezas de doble capa y zapatos de senderismo sólidos deben ser los primeros en la lista.

15. Será una prueba no solo física sino también psicológica

mujer-viajando-con-mochila

La satisfacción en las caminatas va de la mano del esfuerzo, nada mejor que llegar a tu destino y admirar la vista por la que tanto luchaste.

Al ser mochilero tendrás que enfrentarte a muchos desafíos físicos a los que no estás acostumbrado, pero los psicológicos también te pondrán a prueba.

Sobre todo si vas en grupos o con tu pareja sentimental, los desacuerdos y peleas no se harán esperar, así que debes estar listo para superar los desafíos que la larga convivencia conlleva.

16. Comparte el viaje con alguien con experiencia

La aventura compartida es una experiencia diferente a la que vives en solitario.

Si escoges un compañero, es aconsejable que éste tenga más experiencia que tú.  Si eres novato te enfrentarás a desafíos que no conocías y que tal vez no sepas cómo manejar.

Un mochilero más adiestrado te dará la oportunidad de evitar errores comunes, te ayudará a llevar la carga, te dará compañía, es útil como guía y podrá socorrerte en casos de accidentes.