Cosas-Imprescindibles-que-ver-en-Brujas

Si tuviera que mencionar las ciudades más encantadoras de Europa, Brujas (ubicada en Bélgica) entraría fácilmente en el top 5.
Y es que Brujas, popularmente conocida como la ‘’ciudad de cuento’’ le hace honor a su nombre. Es una ciudad pequeña, colorida y llena de atracciones, y en la noche, la iluminación y el paisaje de esta parecen algo fuera de este mundo.

Sumado a eso, sus edificios medievales, canales acuáticos y sus plazas cuadradas le dan una belleza clásica y romántica.

Aunque te aconsejo viajar sus épocas menos abarrotadas de turistas, visitar Brujas es una excelente idea para tus próximas vacaciones, ya que incluso la puedes explorar por completo en dos o tres días.

Así que sin más preámbulo, prepara tus documentos importantes, portapasaportes, equipaje de cabina, riñonera de viaje y cargador portátil, porque te diré los 20 lugares más destacados de Brujas.

Sé que viajar en avión es molesto, pero créeme, este viaje valdrá la pena.

A continuación les presentamos que ver y hacer en Brujas,Bélgica:

1. Los canales acuáticos

Los-canales-acuáticos

A Brujas se le conoce como la Venecia del norte. Y no es para menos, porque como dije antes, Brujas es una ciudad con muchos canales acuáticos.

Y obviamente sería una pena no aprovechar tu visita para un paseo en ellos. Así que no pierdas el tiempo, y ve a cualquiera de los cinco embarcaderos disponibles en la ciudad.

Los paseos duran 30 minutos. Y como plus, los canales cruzan por la ciudad, por lo que vas a tener un recorrido casi completo de la misma.

Pero ojo, sus horarios son entre Marzo y Noviembre, desde las 10:00 a.m. hasta las 17:30 p.m. Ten eso en cuenta cuando organices el viaje.

2. La plaza del Mercado

Allá descubrirás rápidamente que Brujas tiene muchas plazas coloridas y fotogénicas. Pero la mejor de todas es la plaza del Mercado.

También conocida como Grote Markt, esta plaza es uno de los lugares más ambientados de la ciudad, y el corazón urbanístico de esta.

Allá encontrarás edificios pequeños y pintorescos, e instituciones históricas como el Palacio Provincial y la Torre Campanario (también conocida como Belfort).

Y ya que estás allá, aprovecha de dar una pasada por el museo Historium, para que aprendas un poco de historia belga. Educarse nunca está de sobra.

3. La Torre Campanario

Torre-del-campanario

Ahora que la mencioné, no puedo dejar pasar la oportunidad de destacar la Torre Campanario.

Esta torre consta de 83 metros de altura, y 366 escalones que tendrás que subir. Quizá suene algo agotador, pero una vez llegues a la cima, te recompensará con unas impresionantes vistas de toda la ciudad.

Con semejantes vistas, puedes aprovechar de tomar una foto que quede para el recuerdo. Pero ojo, se dice que la torre está inclinada un metro hacia el este.

Por lo tanto, tomar una foto panorámica y perfectamente simétrica desde allí es un reto divertido. ¿Estás dispuesto a aceptarlo?

4. El Hospital de San Juan

Esta es una de las edificaciones más antiguas de la ciudad, ya que su creación data del Siglo XII. Por ende, tiene un interesante pasado histórico que conocer.

Este edificio se encuentra frente a la Iglesia de Nuestra Señora. Allá podrás una exposición que te muestra cómo era el hospital en aquel entonces, con salas medievales en las que atendieron a pacientes, y objetos propios de la época.

Pero además, el hospital contiene una colección de pinturas del artista Hans Memling.

Actualmente el edificio ya no es un hospital. Pero sí es un Museo Memling, con muchas obras de ese pintor, y exposiciones que relatan su vida. Un lugar ideal para los amantes del arte.

5. La Basílica de la Santa Sangre

La-Basílica-de-la-Santa-Sangre

Pasemos ahora a la religión, porque hay muchos sitios en Brujas en los que puedes tener contacto con esta.

Y para empezar, está la Basílica de la Santa Sangre. Fue creada en el Siglo XII, y tiene guardada la reliquia de la santa sangre, que para muchos católicos, es la sangre que Cristo derramó durante el Viacrucis.

Y a pesar de ser antigua, sus techos y muros fueron recubiertos con pinturas en el Siglo XX. Y no miento si digo que esas pinturas son unas obras de arte.

6. La plaza Burg

Pero regresemos a las plazas. Porque la Basílica de la Santa Sangre se ubica justo en la Plaza Burg, otra localidad digna de exploración turística.

Esta plaza destaca por estar compuesta de edificios neoclasicistas, y un palacio de la justicia, cuya creación data de los años 1700’s.

Allá también se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad, el cual tiene una sala gótica que vale la pena visitar.

Y como plus, en Burg hay muchos locales que venden Waffles. Los waffles belgas son muy grandes y mullidos, y los puedes complementar con Nutella, fresas, azúcar en polvo y más.

Así que lleva tus zapatillas para viajar, porque te advierto que pasarás mucho tiempo en Burg.

7. Los molinos

Los-molinos

A Brujas se le conoce bastante por sus molinos, que fueron creados en el Siglo XVIII, y son actualmente una locación histórica de la ciudad.

Para llegar a ellos, ten en cuenta que Brujas está rodeada con un canal. Y si lo sigues hacia el lado noreste, encontrarás cuatro molinos.

Dos de esos molinos ya no funcionan, pero el Molino de San Juan y el Molino de Koelewi aún siguen girando y moliendo granos, los locales te permiten entrar a ellos para echar un vistazo.

Y ya que estamos, cerca de allí encontrarás el Hotel Van Cleef. Tiene un buen servicio, y como se encuentra lejos de la ciudad, no está abarrotado de turistas.

Así que si no sabes qué hotel en Brujas puedes escoger, toma ese en consideración. Quizá te vendría bien un lugar apartado de la ciudad y cerca de los molinos.

8. El Parque Minnewater

He estado elogiando los edificios y la arquitectura general de Brujas, pero esta ciudad también tiene sus paisajes naturales, y de ejemplo tenemos al Parque Minnewater.

En sí, el parque es bastante pacífico y bonito. Pero se le conoce principalmente por albergar un gran lago, llamado como el Lago del Amor.

Este lago, que se cree que existe al menos desde el Siglo XVI,  es el destino más romántico de la ciudad, con todo y cisnes incluidos.

Claro, si decides hacer un paseo por los canales acuáticos de Brujas, eventualmente acabarás en ese lago. Pero igual te aconsejo visitar el parque. Sus jardines son perfectos para unas fotografías y entrar en contacto con la naturaleza.

9. El Beguinaje de Brujas

El-Beguinaje-de-Brujas

También conocido como Beaterio, esta es otra antigua edificación religiosa de la ciudad.

Las ciudades belgas que pertenecen a la región de Flandes son conocidas por sus Beaterios. Pero el caso de Brujas es especial, ya que fue nombrado como Patrimonio de la Humanidad en el año 1998 por la UNESCO.

Ese también es de los más antiguos de la ciudad, ya que se construyó en 1245. Y como plus, tiene un canal acuático en el cual puedes ver cisnes.

En general, el Beguinaje de Brujas es otra ubicación pacífica de la ciudad, en la que te puedes alejar un rato de los turistas, y aprender más sobre el pasado religioso de la ciudad.

10. La Catedral de San Salvador

Como ya habrás comprobado, hay muchas cosas que ver en Brujas. Especialmente edificaciones. Y por supuesto, esta no podía quedar afuera.

Esta es la iglesia más antigua de Brujas, ya que fue construida entre los siglos XIII y XIV. Por lo que tiene una historia mucha más rica que el de otras iglesias.

Allá dentro te maravillarás con sus arquitecturas y objetos medievales, como su gran órgano, sus sepulcros y su colección de pinturas del Siglo XIV.

11. La Iglesia de Nuestra Señora

La-Iglesia-de-Nuestra-Señora

Y ya que hablamos de instituciones religiosas que no podían quedar por fuera, aquí te menciono otra muy popular.

Fue creada entre los siglos XIII, XIV y XV, y tiene un particular estilo de arquitectura gótica propia de la época.

Sumado a eso, esta iglesia destaca por su enorme torre de ladrillos (la más alta del mundo, con 122.3 metros de altura), y por su maravillosa escultura de ‘’La Virgen y el Niño’’, creada en 1504.

Pero esa no es la única obra de arte que hallarás allí, porque esta iglesia también cuenta con un mausoleo gótico y un mausoleo renacentista.

Otro destino obligatorio para los amantes de la historia, el arte y la religión.

12. La playa De Haan

Pero basta de aprendizaje. Estarás de vacaciones, así que te mereces divertirte y gastar en cosas innecesarias (aunque te aconsejo que le pongas una protección RFID a tu tarjeta de crédito antes de partir, para mayor seguridad).

Pero volvamos al punto. Te mereces divertirte, y no hallarás mayor diversión que en la mejor playa de Brujas: Playa De Haan.

Para empezar, De Haan es popular, pero no tan popular como para estar sobrecargada de turistas que puedan molestar tu estadía. Así que podrás tomar el sol en paz.

Más allá de eso, la playa es bastante limpia, tiene un apropiado clima cálido, una arena fina muy cómoda, y aguas turquesas cristalinas.

Además, podrías aprovechar de explorar Belle Epoque, el pueblo en donde se ubica la playa, cuyos edificios datan del siglo XIX y tienen unas bonitas fachadas, gracias a sus colores pasteles y decorados exteriores.

En fin. Pasa un día en la playa, da un paseo en bicicleta por allá, y aprovecha de broncearte un poco.

13. Las tiendas de chocolates

Tienda-de-chocolates-en-Brujas

Este quizá no suene tan importante. Pero honestamente, Brujas es el paraíso para los amantes del chocolate, y si tú eres uno, no querrás perder la oportunidad de comprobarlo.

Verás, el chocolate es una de las comidas tradicionales de la gastronomía belga. Por lo que tiene una calidad, exquisitez y cuidado que no encuentras en otro lugar.

En Brujas, hay más de 50 chocolaterías y boutiques con todo tipo de bombones, trufas, y chocolates blancos y oscuros. Nada te cuesta probar uno. Aunque te advierto, son muy adictivos.

Y como plus, Brujas cuenta con un Museo del Chocolate, llamado Choco-Story. Sí, así como lo leíste.

Este museo, además de permitirte oler y probar diferentes tipos de chocolates deliciosos, te narra los orígenes del dulce, cómo se crea y demás cosas.

El museo también te permite tener un almuerzo a base de chocolate, y realizar talleres relacionados con el dulce. Una vez allá, no vas a querer irte jamás.

14. El Museo de las Papas Fritas

Sí, leíste bien.

No puedes hacer un viaje a Bélgica y no probar sus papas fritas. Al fin y al cabo, estas también son un platillo típico de la gastronomía belga, y se cree que a creación de ellas reside entre los franceses y los belgas.

Pero independientemente de quienes las crearan, el caso es que los belgas producen algunas de las papas fritas más deliciosas que existen. Y obviamente las puedes conseguir en Brujas.

Por un lado, tienes este museo dedicado a relatar los orígenes de las papas, y su evolución con los años.

Pero una vez salgas del museo, puedes aprovechar de comer unas papas. Yo te aconsejo que vayas a dos locales que se encuentran frente al Campanario.

Al igual que los franceses y los belgas, esos dos locales compiten por ser el mejor productor de papas fritas. Así que mejor para el consumidor.

15. El Museo de la Cerveza

Cerveza-en-Bélgica

Como ya habrás notado, Brujas tiene museos de todo tipo. Y uno de los más populares es el Museo de la Cerveza, por obvias razones.

El Museo de la Cerveza, como su nombre indica, te enseña sobre el proceso de fabricación de la bebida, de la forma más interactiva y divertida, y con la mejor tecnología a la mano.

Allá te explicarán los orígenes de la cerveza, a evolución hasta hoy, su proceso de creación, los tipos de cervezas, y te darán un mini iPad con toda la información adicional necesaria para acompañar tu experiencia.

Cabe destacar que el museo cuenta con su propio bar, en el cual podrás probar los tipos de cervezas que fabrican.

Y además, el museo cuenta con una visita especial para niños. Así que puedes ir con toda tu familia. Suena bien, ¿no?

16. El Museo de Diamantes

Este no trata sobre alimentos. Pero como te dije, en Brujas hay todo tipo de museos, y no se limitan exclusivamente a la comida.

Fue construido en el año 1999, y tu razón para visitarlo se resume en que es el único museo del país dedicado a diamantes, y uno de los 5 museos de diamantes del mundo. Por lo que no hallarás muchos otros sitios para aprender del tema.

Aquí podrás contemplar una inmensa colección de joyas. Pero sumado a eso, te informarás sobre los orígenes del diamante, sus características particulares, y sus procesos de extracción y pulido.

En fin. Es el lugar ideal para los amantes de las joyas, y un sitio interesante para los ajenos al tema.

17. El Museo Groeninge

El-Museo-Groeninge

Pero regresemos a los museos convencionales, porque ahora me toca hablar del Museo Groeninge, fundado en 1716 y conocido por sus clásicas pinturas.

Este museo alberga obras de los siglos XV, XVI, XVII, XVIII y XIX, con estilos neoclásicos, barrocos, flamencos, góticos y artes modernos de post-guerra, por nombrar solo algunos.

Gracias a su época de origen y amplia historia, abarca casi una cronología completa de la evolución del arte francés y belga.

Pero sus obras más destacadas son las que vinieron desde la Escuela de Brujas, como La Virgen del Canónigo Van der Paele y el Tríptico de Guillaume Moreel.

Aquí encontrarás todo tipo de arte. Así que si te interesa aprender más sobre la cultura artística flamenca, este es el sitio definitivo para hacerlo.

18. El Duke’s Palace

Aunque Brujas es una ciudad pequeña, un solo día no es suficiente para explorarla en su totalidad. Por lo que necesitas un alojamiento.

Más arriba te aconsejé el Hotel Van Cleef. Pero si prefieres un hotel que no esté alejado de la ciudad, entonces considera el Duke’s Palace.

Ese es, fácilmente, el mejor hotel de la ciudad, y el más reconocido. Aunque está bastante concurrido de turistas, su servicio es de cinco estrellas.

También tiene una arquitectura muy elegante, diversos locales (bar, restaurante, gimnasio, sauna, terraza, etc.) y unas habitaciones de lujo.

Como plus, este hotel se ubica justo en el centro de Brujas. Por lo que al salir, tendrás un acceso directo hacia la ciudad y los destinos que deseas visitar.

Sin embargo, la estadía no es precisamente barata. Por lo que si decides quedarte allá, te aconsejo que ahorres bastante.

19. El Hostal Bauhaus

Calle-en-Brujas-Bélgica

Como dije antes, un día de visita no será suficiente. Parte de eso se debe a que esta ciudad belga tiene una vida nocturna bastante activa que debes conocer.

Y el mayor ejemplo de esa vida nocturna activa lo encontrarás en el Hostal Bauhaus, donde casi todas las noches se hacen actividades muy divertidas.

Si vas para allá, podrás participar en una noche de karaoke y divertidas encuestas públicas, y disfrutar de música en vivo. Ya sea de bandas o de un DJ invitado.

Siempre tienen planes divertidos para las noches, y allá encontrarás a muchos otros turistas que, como tú, disfrutan de su breve estadía en Brujas.

Por lo tanto, una noche de fiesta en el Hostal Bauhaus sería la perfecta culminación de tu día, tras caminar por toda la ciudad.

20. El Muelle del Rosario

Para finalizar está el Muelle del Rosario, ubicado cerca de la plaza del Burg.

Este es un lugar que seguramente has visto en muchas fotos y postales de Brujas, y no es de extrañar. El muelle ofrece unas vistas espectaculares, dignas de todas las fotografías que le han tomado en su historia.

Aunque como tal no es un muelle, sino un rincón de la plaza antes mencionada, cerca de uno de los embarcaderos más visitados por turistas.

Las aguas y los edificios de la zona son preciosos, y las vistas que ofrece (sobre todo al atardecer) son espectaculares.