Los-Mejores-Pueblos-del-Sur-de-Francia

Así que, ¿decidiste viajar a Francia en tus próximas vacaciones? Buena elección. Este país, miembro de la Unión Europea, está lleno de ciudades hermosas para explorar, sobre todo en el sur.

Sin embargo, son tantas las ciudades, que puede ser difícil para un turista decidir cuáles visitar.

Por fortuna, yo te explicaré cuáles son las mejores ciudades del sur de Francia. Prepara tu bolso de viaje, tu cartera de viajes, tu bolso de mano y lleva un equipaje ligero, porque no querrás perderte ninguno de estos destinos.

A continuación te presentamos los pueblos más bonitos del sur de Francia:

1. Lourmarin

Lourmarin

Empecemos por esta pequeña villa, ubicada al sur de la provincia del macizo de Luberon, que según muchos franceses, es uno de los lugares más ‘’pintorescos’’.

Y no lo dicen por nada. Lourmarin tiene montañas verdes y enormes, que se extienden hasta el horizonte. Sus calles son pequeñas y enredadas, pero para mí, eso hace que pasear por sus calles en bicicleta sea más fácil y divertido.

También encontrarás muchos huertos, en los cuales puedes perderte por horas, y viñedos, donde producen las mejores uvas o los mejores vinos de uva.

Y además, Lourmarin también tiene su dosis de historia. Allí vivió el conocido escritor y filósofo Albert Camus, y está enterrado en el cementerio del pueblo.

En resumen, esta pequeña y humilde villa es un bonito destino.

2. Arlés

Ahora pasemos a un lugar que la UNESCO ha reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Arlés, ubicada en el río Ródano, en la región de Provenza, y se distinguida por su arquitectura romana.

Muchos consideran a Arlés un pueblo con encanto, y es porque allí encontrarás teatros, anfiteatros, necrópolis, baños y más edificaciones que beben directamente de dicha arquitectura.

Y también tiene su valor histórico, ya que Van Gogh vivió en Arlés por meses, y construyeron la iglesia de San Trófimo en el siglo XII.

3. Carcasona

Carcasona

Se encuentra en la región de Occitania, y es vista por los franceses como una ciudad medieval, gracias a sus numerosos edificios con arquitectura propia de la edad media.

Pero en el centro de esta, se encuentra la atracción turística principal: la Ciudadela de Carcasona, un fuerte urbano construido en el siglo IV, y reforzado en el siglo XIII, para servir como barrera entre la Corona de Aragón y el sur.

La ciudadela se abandonó en el siglo XVII, pero fue eventualmente retomada y mejorada en el siglo XIX, y desde entonces se convirtió en un patrimonio de la humanidad.

Conocerla será como visitar un set de Game of Thrones, así que tómala en cuenta.

4. Niza

Niza se ubica en los Alpes Marítimos, y es uno de los destinos más populares del sur de Francia.

Es la quinta ciudad más grande de Francia, y se distingue por sus edificaciones medievales. De ejemplo están la Catedral de Niza y el Museo Marc Chagall, dos destinos con valor histórico que no te querrás perder.

Sumado a eso, Niza cuenta con bellezas naturales, como la Colina del Castillo, que ofrece una vista espectacular de la ciudad.

También está la Riviera Francesa, una playa que recompensa a quienes van a tomar aire libre en ella, con arena blanca y aguas cristalinas

No por nada es de los destinos más populares.

5. Biarritz

Biarritz

También conocida como Biárriz, se ubica en la región de Nueva Aquitania y cerca de España, ya que está a 20 km de su frontera.

Biarritz comenzó como una pequeña villa junto al mar, pero fue mejorara a partir del siglo XIX, cuando fue descubierta por élites europeas, que aprovecharon su potencial turístico.

Hoy en día, es uno de los destinos más populares. En parte, gracias a su Casino Barriére. También gracias a su playa Grand Plage.

Pero también gracias al Hôtel Du Palais, un excelente hotel para quienes van de vacaciones a la ciudad. Si decides visitar el Biarritz, te advierto que el Du Palais es  buen hotel para los turistas, pero muy costoso.

6. Aviñón

Situada en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, Aviñón es otra ciudad francesa conocida por su lugar en la historia.

Está llena de edificaciones construidas en el siglo XII, como la Catedral de Aviñón, el Museo de las Bellas Artes y el Puente de Aviñón.

Pero ninguno es más reconocido que el Palacio de los Papas, nombrado como Patrimonio de la Humanidad en 1995, y lleno de reliquias provenientes del siglo XIV.

Si te gusta la historia y quieres conocer los orígenes del cristianismo en Francia, entonces ve para Aviñón.

7. Pézenas

Pézenas

Pero si lo que quieres es explorar una ciudad menos concurrida y caminar con más libertad por sus calles, entonces opta por visitar Pézenas.

Situada en el departamento de Hérault, se caracteriza por edificios barrocos, arquitectura señorial del renacimiento y una pequeña población, de tan solo 8 mil habitantes.

Es por sus orígenes e influencias arquitectónicas de otros siglos, que más de 100 edificios en Pézenas se consideran como históricos.

En resumen, esta es una ciudad tranquila, para quienes quieran aprender un poco de arquitectura francesa.

8. Toulouse

Se encuentra en la región Occitania, es la 4ta ciudad más poblada de Francia, e imagino que te preguntarás la razón.

Pues sus edificios son productos del siglo XVIII, hechos con arquitectura neoclásica y en tiempos de la Revolución Francesa. En su momento, fueron vistos como una mejora respecto a la arquitectura renacentista del siglo XVI.

Gracias a esa revolución neoclásica, Toulouse pasó a ser conocía ‘’La Ciudad Rosa’’, ya que varios de sus edificios se remodelaron para amoldarse a la arquitectura antes mencionada.

Un ejemplo es el Capitolio, que venía funcionando desde el siglo XII, pero fue remodelado en el XVIII.

Pero además, Toulouse es el hogar de la Basilíca de San Sernín, un edificio construido en el siglo XI y nombrado Patrimonio de la Humanidad.

En fin, Toulouse es una ciudad llena de historia arquitectónica. Así que dale una oportunidad.

9. Marsella

Marsella

Marsella, también perteneciente a la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, es la 2da ciudad más grande de Francia.

Con eso, queda claro que Marsella no es como Pézenas o Niza. Al contrario, Marsella es inmensa, caótica e inquieta.  Y prueba de eso es el Puerto Viejo de Marsella, que suele estar lleno de barcos y turistas por doquier.

Pero eso no es todo lo que tiene para ofrecer. Su aeropuerto es de los mejores de Francia, y su Parque Nacional Calanques ofrece unas vistas espectaculares.

Y obviamente, también tiene edificios históricos que deberías conocer, como la Basílica de Nuestra Señora de la Guarda.

10. Cannes

También ubicada en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, es el hogar de uno de los mayores festivales de cine del mundo.

Pero ahí no reside todo su valor turístico. Y es que Cannes tiene algunos de los mejores hoteles de Francia, como el InterContinental Carlton, el Hôtel Splendid y el Hôtel L’Estérel.

Y además, sus playas son absolutamente espectaculares. Si visitas la Playa de la Croisette, la Playa Macé o la Playa de la Bocca, vas a querer pisar su arena y nadar en sus aguas todo el día, aunque eso no sea sano y quizá te resfríes.

Pero bah, haz el intento. Evitar enfermarse no es tan difícil como parece.

11. Albi

Albi

Localizada en el departamento de Tarn, de la región de Occitania, Albi es mayormente reconocida por dos razones.

Primero, por ser el hogar de la Catedral de Santa Cecilia, que fue construida en el siglo XIII, y es de los lugares históricos más populares del país.

Y segundo, por ser donde nació Henri de Toulouse-Lautrec, un artista famoso por sus litografías de Moulin Rouge. En su nombre, le dedicaron un museo que reúne sus mejores obras, en el Palacio Episcopal de La Berbie.

Y si eso no es suficiente, tiene el Parque Rochegude, que son 4 hectáreas de senderos dignos de explorar, con una hermosa flora y muchos paisajes naturales para apreciar.

12. Aix-en-Provence

Finalicemos con otra ciudad tranquila, que también se sitúa en la región Provenza-Alpes-Costa Azul.

A diferencia de las otras ciudades, Aix-en no tiene una inmensa belleza, que la distinga a kilómetros de distancia. Sí tiene su encanto, pero es mucho más sutil y atmosférico.

Para apreciar dicho encanto, lo mejor es tomar el Curso de Mirabeau, o simplemente Cours Mirabeau, una carretera con muchos árboles, fuentes y una refinada mansión.

Esta carretera fue visitada por personalidades como Albert Camus, Émile Zola y Paul Cézanne.

Sumado a eso, allá también puedes tomarte un tiempo para conocer la Montaña Sainte-Victoire, la cual en sí misma es una cadena de montañas, que se extiende por 18 kms.

Conclusión

Riviera-Francesa

En conclusión, el norte de Francia suele ser el más visitado por los turistas. Al fin y al cabo, París se ubica más al norte, y muchas ciudades del norte tienen valor histórico, por ser donde los alemanes invadieron en la Segunda Guerra Mundial.

También es en el norte donde se encuentran muchos edificios populares, como la Catedral de Notre-Dame y los varios hoteles en honor a Charles de Gaulle.

Pero el sur de Francia tiene un gran potencial turístico, esperando para ser aprovechado. Desde ciudades humildes y bonitas, hasta paraísos cosmopolitanos, y sitios con un inmenso valor histórico.

Así que, si decides ir a Francia, sal del molde y visita algunas de sus ciudades sureñas. Conocerás sitios inolvidables, e ir a París se ha vuelto tan predecible.


Fuente:
Los 12 pueblos más bonitos del sur de Francia cerca de España – Guías Viajar
7 pueblos del sur de Francia que te van a enamorar – El Viajero Fisgon
RUTA POR LOS PUEBLOS MAS BONITOS DEL SUR DE FRANCIA – Viajology